'Pepinazo' en el Bernabéu

Ramos se retira del terreno de juego después de que el Madrid quedase eliminado de la Copa. :: reuters
/
Ramos se retira del terreno de juego después de que el Madrid quedase eliminado de la Copa. :: reuters

Ridículo del Real Madrid y fracaso de Zidane ante un Leganés que hizo historia al alcanzar su primera semifinal de Copa

IGNACIO TYLKO MADRID.

Venía de ganar dos partidos, de calmar al entorno y de inyectarse dosis de optimismo, sobre todo tras el 7-1 ante el Deportivo, pero el Real Madrid recayó en todos los vicios que le están marcando esta temporada, incluso agravados, y cosechó un fracaso sin paliativos ante el Leganés para caer en los cuartos de final de la Copa del Rey, un torneo maldito para Zidane. Los blancos no habían sido capaces de vencer en casa al Fuenlabrada y al Numancia en el torneo del KO y anoche perdieron por primera vez ante un equipo pepinero que hizo historia.

0

0

El entrenador marsellés ha ganado ocho títulos de once, doce si se cuenta esta Liga teñida de azulgrana, pero se juega la temporada ante el PSG, si es que este desastre no trae consecuencias imprevisibles. Lanzó el técnico un mensaje demasiado relajante al prescindir de los pesos pesados y no convocar ni tan siquiera a Cristiano y a Bale. No acertó tampoco en los cambios y recibió un baño táctico por parte de Asier Garitano. Mal 'Zizou' y pésima actuación de sus jugadores.

Real Madrid
Casilla, Achraf (Carvajal, min. 68), Nacho, Ramos, Theo, Kovacic, Marcos Llorente (Modric, min. 68), Isco (Borja Mayoral, min. 77), Lucas Vázquez, Benzema y Asensio.
Leganés
Champagne, Tito, Bustinza, Siovas (Mantovani, in. 58), Diego Rico, Brasanac, Gabriel Pires, El Zhar (Naranjo, min. 80), Eraso, Amrabat (Raúl García, min. 70) y Beauvue.
Árbitro
Gil Manzano (Extremeño): Mostró amarilla a Tito, Champagne, Ramos.
Goles
0-1: min. 32, Eraso. 1-1: min. 47, Benzema. 1-2: min. 55, Gabriel Pires.

Que la primera parte ante el Leganés ya terminase con 0-1 y tres ocasiones de los visitantes por ninguna de los locales, explica claramente el desgobierno del equipo de Zidane. Utilizó el técnico francés de nuevo en Copa a la unidad B, con fichajes de relumbrón como Isco y Benzema, pero no le respondieron los jugadores con una actitud profesional. Si no hay ganas, ni compromiso, ni ambición, ni deseo irrefenable de ganarse el puesto, el juego no puede ser brillante.

Avisó prontó Beauveu en un lanzamiento magnífico de un golpe franco que golpeó en el poste. Muy mal la barrera, ya que el reaparecido Sergio Ramos y Kovacic se abrieron. El mejor juego del Lega encontró premio tras uno de los pocos errores que se le recuerdan a Nacho. No se entendió con Achraf, a día de hoy aún sin el nivel que exige el Real Madrid, y preludió el golazo de Eraso. El ex del Athletic avanzó, no dudó y la clavó por la escuadra desde más de 26 metros. Sólo se atisbó una tímida reacción de los blancos hasta el descanso. Lo mejor, un centro de Isco al que no llegó Benzema, que se tiró en plancha. Pudo ser aún peor para el Madrid, ya que en la última jugada del período inicial un remate acrobático de Beauvue no se fue muy lejos de la portería.

Arenga de Ramos

Lógicas tanto la despedida con una sonora pitada como la arenga del capitán Ramos antes de reanudarse el choque. Salió algo más enchufado el Madrid e igualó enseguida tras jugada preciosa. Gran combinación entre Lucas Vázquez y Benzema, y excelente definición del francés, que la picó con poco ángulo sobre la salida de Champagne. Una sensación de alivió invadió a la preocupada afición merengue, al cuerpo técnico y a los jugadores, sobre todo al criticado Karim. Pero la alegría apenas duró diez minutos. No se arredró el Lega, fiel a su estilo, generando incertidumbre en sus llegadas y forzando saques de esquina. En uno de ellos, Eraso la puso de fábula y Pires entró con tanto arrojo como acierto. Superó a Theo Hernández y puso de nuevo un nudo en la garganta de los merengues.

Zidane señaló a Achraf y a Llorente al retirarlos en beneficio de Carvajal y de Modric. Faltaban remate y gol, pero CR7 y el galés estaban en la grada. Respondió enseguida Garitano e introdujo a Raúl García para tapar al lateral internacional, de Leganés por cierto. La tuvo Eraso en una contra de libro, pero salvó Theo. A la desesperada, recurrió Zidane a Mayoral en lugar de Isco. En el asedio final, con el Lega ya demasiado replegado y con tres centrales, Benzema no acertó a batir a Champagne en un disparo franco, Mayoral cabeceó ligeramente desviado y el portero argentino se lució a remate de Ramos, ya un delantero más. Eran pocos pero la pitada final fue tremenda. Menor en todo caso que la felicidad de los leganenses.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos