Historia de lágrimas de pena y de alegría

La UDL inicia su sexta participación en la Copa, con dos grandes éxitos y dos sonoros fracasos

M.G. LOGROÑO.

La Copa del Rey es una mezcla de sinsabores para la UD Logroñés desde que se estrenara en agosto del año 2009. La Copa acogió el primer partido oficial de su historia y supuso el primer fiasco; el último, hace un año en Calahorra, donde cayó eliminado en primera ronda. Ahora bien, entre aquel 2009 y el mas reciente 2016, la Copa también ha dejado gratísimos recuerdos.

La UD Logroñés debutó en la Copa del Rey el 25 de agosto del 2009, en Villajoyosa, donde curiosamente cuatro días después comenzó la Liga, la primera de su historia. Perdió y quedó eliminada. Aquel equipo que entraba Josip Vinsjic cayó por 2-0 y en él formaban futbolistas como los riojanos Pisón, Álex, Iñaki, Arpón u Olavarrieta, además de otros nombres como los de Borrel, Gibael o Diego Cervero. Primer compromiso, primera desilusión.

Aun así, la presencia de la UD Logroñés, cuyo objetivo único sigue siendo el ascenso, en la competición del KO ha sido una constante en las pasadas temporadas, salvo alguna excepción. Sus dos momentos de gloria los vivió frente a Valencia y Sevilla, ambos entrenados, curiosamente, por Unai Emery, que hoy disfruta de Neymar en el PSG. En la temporada 2010/11, los riojanos cayeron en cuarta ronda frente al Valencia, pero antes de llegar a ese compromiso habían eliminado a Alavés, Cerceda y Badajoz. Primero y tercero, a domicilio.

Cinco años después de aquella triunfal presencia en Copa, y con Carlos Pouso en el banquillo, la UD Logroñés volvió a plantarse en cuarta ronda después de quedar exenta en la primera y eliminar al Linares y al UCAM Murcia. Ambos en Las Gaunas, y en el caso del segundo, después de un intenso partido que se resolvió en la tanda de penaltis. Luego, el Sevilla se cruzó en su camino y con él acabó la aventura logroñesa.

Entre ambos éxitos, la UD Logroñés alcanzó la tercera ronda en la campaña 2011/12. Con Nacho Martín en el banquillo eliminó a Palencia y Noja, antes de perder con el Mirandés de Pouso en Anduva. Una temporada después, los blanquirrojos cayeron eliminados ante la SD Logroñés. Esa decepción dio paso a dos campañas en las que los riojanos estuvieron más pendientes de salvar la categoría que de pensar en la Copa del Rey.

El círculo copero se cerró el 31 de agosto del pasado año, en La Planilla. El partido concluyó sin goles y el Calahorra fue más certero (3-1) en el lanzamiento desde los once metros. Fue la primera desilusión de una campaña convulsa que derivó en el adiós de Carlos Pouso al banquillo y en el inicio de una nueva etapa de la mano de Sergio Rodríguez, con el paréntesis que protagonizó el cordobés Rafa Berges.

Hoy afronta su sexta participación en la Copa. Que sea un fiasco o un éxito dependerá de su juego y de los resultados. Alcanzar la cuarta ronda y llenar las arcas sería un gran éxito; caer hoy, un enorme fiasco.

Fotos

Vídeos