El bocadillo cambia a la UD Logroñés

  Desde la infancia. Los más pequeños disfrutaron ayer.  Preparados. Antes del descanso, preparados para los bocadillos.
Desde la infancia. Los más pequeños disfrutaron ayer. Preparados. Antes del descanso, preparados para los bocadillos.

El equipo se abona a las noches de Copa, donde no puede faltar la lluvia, para hacer que la grada disfrute de fútbol y gastronomía

M.G. JUAN MARÍN

Noche de copa, noche diferente. El torneo del KO siempre es atractivo, aunque en rondas como la de ayer, la primera, pueda resultar tedioso. Aun así, es la excusa perfecta para fracturar la semana y disfrutar del fútbol de casa, ahora que las televisiones no inundan sus parrillas con el fútbol que le gusta ver a todo el mundo. En el sofá y con una cervecita, ajeno al frío y al calor.

No despertó pasiones el encuentro frente al Avilés en su primera mitad. Silencio e incluso aburrimiento. Sólo el bocadillo del descanso rompió el tedio. Bocadillo que también se debió repartir dentro del vestuario, porque los blanquirrojos fueron muy diferentes tras su paso por la caseta para refrescar ideas y recomponer actitudes. En esos segundos cuarenta y cinco minutos sí fue la UDL del pasado domingo, aunque el rival exigiera menos.

La lluvia le dio ese punto diferente, que no épico, porque ayer no había épica posible. La UDL sigue en la Copa, aunque aún deberá sufrir unir interés deportivo y económico.

Fotos

Vídeos