La Rioja

final de copa

El Athletic y la Diputación de Vizcaya aclaran que el concierto impide acoger la final

El concierto de Bilbao impide acoger la final
  • El Alavés asume que Bilbao no será sede por el concierto de Guns N’Roses, que necesita de ocho días de preparativos y meditará el Camp Nou, la opción azulgrana.

  • Luis Enrique dice que no le da ‘morbo’ que sea en el Bernabeú y Zidane zanja su postura: «Si el presidente dice que hay obras, hay obras, y hay que respetar».

La final de Copa será el día 27 en el Vicente Calderón.... o en el Camp Nou. La FEF, que tiene el lunes 13 una comisión ejecutiva, no decidirá la sede hasta la próxima semana. Es seguro que San Mamés no será el estadio elegido. La solicitud oficial del Deportivo Alavés para que Bilbao fuera la sede de la final de Copa del Rey ha quedado aparcada de modo definitivo. La sociedad San Mamés Barria, entidad participada por el Gobierno vasco, Diputación Foral de Bizkaia, Ayuntamiento de Bilbao, Kutxabank y Athletic, confirmó oficialmente que «lamentablemente, no va a poder atender» la demanda expresada este viernes por el club vitoriano.

El organismo propietario del estadio señala que Last Tour, empresa organizadora del concierto del grupo estadounidense Guns N’Roses previsto para el día 30 en La Catedral, «ha solicitado por exigencias operativas acceder a San Mamés ocho días antes del evento». Esta circunstancia «hace del todo punto imposible que San Mamés pueda acoger un partido de fútbol en la fecha en que debe disputarse la final de Copa», añade la nota antes de aclarar que «de no haber mediado esta necesidad», San Mamés Barria habría «analizado con entusiasmo la petición».

Horas antes, tanto la Diputación vizcaína como el propio Athletic ya habían confirmado esta circunstancia. El diputado de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, recordaba que Last Tour ya ha advertido de que los preparativos para la actuación en San Mamés, que acoge su primer concierto, requieren «un mínimo» de una semana de trabajos previos para acondicionar el escenario, lo que imposibilita celebrar «un evento previo» como la final de Copa apenas 72 horas antes.

Incluso 7 días

El Athletic insistió en la «imposibilidad» y confirmó que «una vez conocidas las manifestaciones en torno a la posibilidad de disputar la final en San Mamés» se puso en contacto con la entidad alavesa. «Concretamente, la Dirección General del Athletic Club telefoneó a Alfonso Fernández de Troconiz, presidente del Deportivo Alavés, al que expresó la imposibilidad de que la final prevista para el 27 de mayo se pudiera jugar en San Mamés teniendo en cuenta los compromisos adquiridos por San Mamés Barria para la celebración de un concierto el día 30 de mayo y cuyos preparativos impiden la disputa de cualquier evento deportivo el citado día 27 de mayo».

El Alavés, por tanto, ya sabía de las dificultades antes de plantear su propuesta a la FEF. Alfonso Santiago, director general de ‘Last Tour International’ que es organizador del concierto de la banda angelina, ya explicó el complejo montaje que conlleva un concierto de esta envergadura necesitará como mínimo. «Igual incluso se alarga más de esos 7 u 8 días porque es la primera vez que se monta un concierto en ese estadio y hay que tratarlo con mucho cuidado, hay muchas partes frágiles, hay muchas cosas nuevas y que hay mucho que hacer».

Pelea institucional

Last Tour recuerda que fue por esta razón fue por la que en diciembre anunciaron que el 30 de mayo se celebraría el concierto de Guns N’ Roses, con el fin de «bloquear» el uso del estadio. «Tenemos todo organizado», añadió a Onda vasca, « se traen de 25 a 50 tráilers, es todo un montaje lo que necesitan. Nosotros tenemos cogido el estadio para hacer un concierto que es una gira mundial, y que está ya anunciada y vendida en gran parte». Se espera que 45.000 personas vayan a ver al grupo estadounidense.

Llama la atención ahora que el lehendakari, Iñigo Urkullu, asegure que «sería el súmmun» que San Mamés acogiera la final de Copa entre el Alavés y el Barcelona cuando su partido se negó en otras instituaciones a que Bilbao acogiese la final. Esa propuesta de los ‘babazorros’ contó también con el apoyo del alcalde de Vitoria, Gorka Urtaran, y del diputado general del territorio, Ramiro González, ambos del PNV. Eso sí, trató de escapar de la polémica: «Si no puede ser, no puede ser».

Del Barça solo se conocen intenciones, pero no un deseo público. Intuía que la opción del Santiago Bernabéu moriría por sí sola con cualquier excusa (más obras). «Si el presidente dice que hay obras, hay obras, y hay que respetar», explicó Zinedine Zidane en rueda de prensa. Además, el Barça entiende que la afición del Atlético no quiere que en el último partido en la historia del Calderón no esté el equipo rojiblanco y por es espera, sin decirlo, que al final la alternativa del consenso sea el Camp Nou por su capacidad, red de comunicaciones y surtido de alojamientos. Algo que ya pasó en 2016 en la final ante el Athletic. El presidente alavesista Alfonso Fernández de Trocóniz, dijo en RAC1 que valorado jugar la final de la Copa del Rey en el Camp Nou. «Hemos vivido las dos situaciones. Jugar en el Camp Nou y en el Calderón. Nos encantó en ambos casos», apuntó Luis Enrique, antes de dejar claro lo que supondría para él disputarla en el Bernabéu. «Me da cero morbo jugar. Me interesa muy poco y entiendo la postura de cada club. Es indiferente para mí».

Por tanto, la única propuesta que se ha formalizado es la del Vicente Calderón, que tramitó la solicitud allá por el mes de noviembre... cuando los estamentos políticos de Bilbao y Vizcaya decidieron que San Mamés no optase a ello. El estadio del Atlético es el que tiene todas las papeletas para acoger la final, como ya sucediera en 2016 y en 2012. De cara al futuro, esta situación podría cambiar. Enrique Cerezo, que mantiene una buena relación con la Federación Española de Fútbol (FEF), ha comentado con el presidente de la federación Española de Fútbol, Ángel María Villar, la opción de que el nuevo estadio rojiblanco, el Wanda Metropolitano, sea sede fija para que se dispute allí la final todos los años. De este modo, España tendría por fin un Wembley, que en Inglaterra se usa para acoger las finales de distintos torneos y categorías.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate