EL CIUDAD DE LOGROÑO SE TRAE DE MINSK UNA SEVERA DERROTA

El central leonés Juan Castro choca contra
la dura defensa del SKA Minsk, ayer
en Bielorrusia. :: Alexander Shichko/
El central leonés Juan Castro choca contra la dura defensa del SKA Minsk, ayer en Bielorrusia. :: Alexander Shichko

Los árbitros y la actuación del meta Maroz obligan a tener que remontar un 36-28 adverso

MARTÍN SCHMITT

El Ciudad de Logroño deberá apelar a la heroica si pretende seguir vivo en la Copa EHF. Ayer se trajo de Bielorrusia una severa derrota (36-28) que complica muchísimo el futuro europeo de los franjivino, que no estuvieron a la altura en Minsk y deberán remontar ocho goles en el encuentro de vuelta de un resultado quizá demasiado alto. Es decir, el equipo riojano tendrá que buscar la hazaña en casa ante un buen equipo como el bielorruso, que no solo depende del lanzamiento de Vladislav Kulesh. El Minsk tiene también grandes jugadores como el central Aliaksandr Padshyvalau, autor ayer de diez tantos.

36 SKA MINSK

28 CIUDAD DE LOGROÑO

A diferencia de los últimos encuentros, el Ciudad de Logroño no comenzó con buen pie el encuentro. La razones fueron dos, y muy claras: los árbitros rumanos Robert Harabagiu y Silviu Stanescu condicionaron el partido con dos varas de medir muy distintas en cada área a la hora de juzgar, y el equipo franjivino se topó con un Ivan Maroz en estado de gracia. En esa primera parte, el portero bielorruso paró nada menos que 16 lanzamientos de los riojanos., los trece primeros casi de forma consecutiva. Un dolor de cabeza. Cierto es, muchos de esos tiros fueron con falta no pitada a los lanzadores riojanos, tirando muy desestabilizados. Tal fue la magnitud de los errores de los colegiados que para el minuto 12 el equipo riojano perdía por 9-2.

Paradas Pen.
01
Pavel Miskevich 0/0 0/0
12
Ivan Maroz 20/46 0/4
97
Ihar Chernikau 0/0 0/0
GOLES PEN.
08
Artur Rudz 0/0
09
Maksim Sonchyk 4/5
10
Aliaksei Khadkevich 0/0
11
Mikhail Zhyla 0/0
13
Mikalai Aliokhin 0/0
17
Aliaksander Padshyvalau 10/11
22
Vladislav Kulesh 8/17
27
Vladislav Kryvenka 0/0
33
Alexay Ushal 2/3
44
Vladislav Dontsov 6/11
55
Mikita Vailupau 3/4 2/2
74
Viachaslau Bokhan 0/0
80
Ivan Brouka 3/3
Paradas Pen.
01
Jakub Krupa 8/33 0/2
12
Gurutz Aginagalde 3/13 0/0
GOLES PEN.
02
M. Sánchez-Migallón 0/0
08
Ángel Montoro 0/2
09
Tomislav Kusan 0/2
13
Juan Castro 2/5
14
Javi Muñoz 1/3 1/1
19
Fabio Chiuffa 8/11 3/4
22
Rubén Garabaya 1/2
24
Lazar Kukic 2/6
25
Pablo Paredes 0/0
31
Juan del Arco 4/9
32
Ángel Fernández 4/6
33
Eduardo Cadarso 0/0
41
Imanol Garciandia 6/8

A partir del ecuador de esa primera parte, los rumanos fueron equivocándose menos. Pitaron algunos penaltis en contra de los bielorrusos e incluso se permitieron el lujo de excluir a Zhla, uno de los defensores más agresivos del conjunto dirigido por Ihar Papruha.

El portero local Maroz desquició a los atacantes riojanos, que se estrellaron contra él una y otra vez

El Logroño lentamente se fue dando cuenta cómo debía jugar, sin entrar en las protestas a los colegiados, ajeno al ambiente que había en el pabellón Sport Palace Uruchje. Comenzó la defensa franjivina a robar balones, Jakub Krupa tocó cuero y se corrió en alguna contra. Con el equipo activado, los de Jota remontaron y se pusieron a dos goles (10-8). Para ese entonces, y justo después de dos exclusiones casi juntas -a Garabaya y Castro- había aparecido Fabio Chiuffa. El extremo brasileño fue uno de los mejores de un Logroño con intermitencias, débil en retaguardia y espeso en ataque.

Todo le sonreía a los logroñeses, que creyeron en el milagro. Pero fue un espejismo. Apareció Maroz otra vez y Kulesh, bastante errático hasta el momento, empezó a ver puerta. El resultado: 14-9 al descanso.

El conjunto franjivino estaba obligado a mejorar su juego, a abstraerse del dúo arbitral e intentar maquillar el resultado. Minimizar daños le llaman. Pero le fue imposible. Cada vez que el equipo de Jota González insinuaba acercarse, los bielorrusos pisaban el acelerador y machacaban tanto a Krupa, cuyos registros empeoraron con respecto a la primera parte, como a Gurutz Aginagalde, que tampoco pudo aportar demasiado. Porque los rojos llegaban a plantarse delante de los porteros con demasiada facilidad. En este sentido, Aliaksandr Padshyvalau mostró su enorme calidad, siempre con buenas decisiones a la hora de atacar la frágil defensa franjivina, que no terminaba de realizar un rápido balance defensivo y no sabía cómo defender tanto a Kulesh, que encontraba gol desde los nueve metros, como a Padshyvalau, que llegaba siempre al borde del área para fusilar a los metas del bloque riojano.

El Ciudad de Logroño propuso en la segunda parte un 5-1 en zona, pero tampoco funcionó esta táctica. Los jugadores del Minsk seguían encontrando los huecos para lanzar. A ocho minutos del final, el equipo local vencía por 30-20 y la eliminatoria parecía sentenciada. Jota González dispuso entonces atacar sin portero y con doble pivote. Pero tampoco ayudó y Maroz, que había perdido algo de efectividad, recuperó el tono.

Sólo un par de robos defensivos que acabaron en contraataques y goles de Ángel Fernández impidieron que la diferencia fuera mayor.

De todas formas, el Ciudad de Logroño tendrá muy difícil dar vuelta este resultado tan adverso. Pero este equipo, cuya prioridad no es precisamente la Copa EHF, ha mostrado ser capaz de cosas importantes. Quizá la ausencia de presión al tener la serie prácticamente sentenciada en contra le pueda ayudar a soltarse.

Partido de ida de la eliminatoria de la tercera fase de la Copa EHF (18-11-2017)

Partido disputado en el Sport Palace Uruchje ante unos 2.100 espectadores.

Árbitros: Robert Harabagiu y Silviu Stanescu (Rumanía).

SKA Minsk: Zhyla (18' y 39'), Kulesh (35'), Brouka (45') y Ushal (53').

Ciudad de Logroño: Garabaya (16' y 44') y Castro (17').

Fabio Chiuffa El brasileño apareció cuando peor estaban las cosas para los franjivino en la primera parte. Marcó ocho goles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos