Atrapados por los pinchazos de sus teléfonos

Dos agentes de la GUardia Civil en la puerta de la sede de la Federación.
Dos agentes de la GUardia Civil en la puerta de la sede de la Federación. / Efe

La UCO lleva casi cuatro meses grabando las conversaciones en las que Villar y su hijo se conjuraban para desviar el dinero

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil llevaba desde la pasada primavera pinchando los teléfonos de Ángel María Villar, su hijo Gorka, y el resto de implicados en esta supuesta red de cobro comisiones ilegales y desvío de dinero.

Según fuentes de la investigación, las grabaciones revelan los continuos “tejemanejes” del padre y su vástago para desviar el dinero de la Federación Española de Fútbol y las maniobras para ocultar las comisiones de la organización de los partidos de la selección bajo la cortina de sus consultora deportiva.

Han sido precisamente esas conversaciones inculpatorias acordadas por el juez Santiago Pedraz y “su carga probatoria” las que han propiciado que el magistrado diera luz verde a las detenciones, tras un año de investigaciones y 3.000 folios de instrucción sumarial.

Fotos

Vídeos