Amargo debut europeo de Toño Ramírez

Amargo debut europeo de Toño Ramírez
Diario Vasco

El meta riojano jugó un cuarto de hora en Salzburgo por la lesión de Rulli pero los donostiarras cayeron eliminados

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

A Toño Ramírez le están llegando las oportunidades pero el destino, cruel, quiere que siempre sean amargas. Ayer, en Salzburgo, la lesión de su compañero Rulli en el minuto 77, le permitió debutar en la Europa League. Pero el riojano, a pesar de no encajar ningún gol y detener un par de acometidas de los austriacos, se marchó del césped con la eliminación europea (2-1). Ya había vivido esa sensación en la campaña 2015/2016, cuando con el AEK Larnaca chipriota vivió esa misma sensación ante el Girondins de Burdeos, que les eliminó en la ronda previa de la segunda competición continental.

Pero el partido de ayer era distinto y eso se notaba en el ambiente. Una pena enorme para un club y para un luchador nato que ha sabido llevar con humildad, desde el banquillo y siempre dispuesto en los entrenamientos, uno de los papeles más amargos del fútbol, el de portero suplente.

Toño Ramírez tuvo que saltar al campo por la desgracia de un compañero, una situación incómoda. Y acabó, como el resto de jugadores de la Real, con la tristeza de haber perdido un partido y una eliminatoria por la que pelearon hasta el pitido final.

Hace unas semanas, el cancerbero logroñés de 31 años, también vivió otro debut, en liga, ante el Villarreal por decisión técnica, dejando a Rulli en el banquillo. Los levantinos le endosaron cuatro goles que le dolieron. Doce años después de su llegada a Zubieta, por fin tenía su oportunidad, como ya la había disfrutado en Copa, con otro amargo final: la eliminación a manos de un teóricamente inferior Lleida.

Después de verse obligado a salir de la Real (Guadalajara, Cultural Leonesa o AEK Larnaca chipriota) para demostrar su valía, volvió a San Sebastián y con su trabajo que no luce, convenció al exigente Eusebio Sacristán para renovar su contrato a comienzos del 2018. Hay confianza en él, pero la suerte no le está acompañando, de momento. Aunque él, luchador, la seguirá buscando como ha hecho siempre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos