La Rioja

El Zemplín desvela el fichaje de Carrillo

José Carrillo y Marek Zaharcak, directivo del Zemplín. :: mfkzemplin.sk
José Carrillo y Marek Zaharcak, directivo del Zemplín. :: mfkzemplin.sk
  • El club eslovaco presenta al jugador de la UDL, con la que negocia su traspaso, pero con la que no ha cerrado aún nada

Definitivamente, ha comenzado julio y con él el fútbol, incluido el modesto, empieza a romper el silencio de las últimas semanas, sobre todo aquel al que se han visto obligados los clubes que acabaron la temporada en mayo. Y la UD Logroñés no podía ser menos.

José Carrillo, jugador que tiene contrato en vigor con la UD Logroñés, fue presentado la pasada semana por el Zemplín, conjunto de Primera División de la ciudad eslovaca de Michalovce, cercana a la frontera con Ucrania. El defensa granadino incluso se fotografió con la camiseta amarilla de esta entidad, acompañado por Marek Zaharcak, directivo del club.

La página web del Zemplín ofrece los detalles de la operación. Carrillo, un jugador al que estaba siguiendo la entidad eslovaca según se desprende de las palabras de Zaharcak, firma por tres temporadas. Lo hizo el pasado 28 de junio, en la sede de la entidad.

José Carrillo firmó el pasado verano un contrato por dos temporadas con la UD Logroñés después de jugar en el filial del Getafe, pero luego no ha entrado en los planes de ninguno de los tres entrenadores que han dirigido a los blanquirrojos durante la pasada campaña. Y según confirmó ayer Carlos Pouso a Diario La Rioja, Carrillo «tiene contrato en vigor con la UD Logroñés» hasta el próximo verano.

La realidad es que José Carrillo viajó a Michalovne con permiso de la UD Logroñés, pero el Zemplín se ha precipitado en la puesta en escena y en la confirmación de su fichajes para las tres próximas campañas. En realidad, ambas entidades, la riojana y la eslovaca, están negociando el pase del granadino a la segunda, bien bajo la fórmula de cesión, bien bajo la fórmula de traspaso. Y en ambas se contempla una compensación económica para la UD Logroñés.

La entidad riojana acostumbra a cifrar en 500.000 euros la carta de libertad de sus futbolistas, aunque esos números representan una utopía para la economía logroñesa, pese ha haber ganado dinero con algunos traspasos. En realidad se trata de cerrar una operación en la que todas las partes ganan: el futbolista pasa de Segunda B a Primera División y mejora su ficha económica; el Zemplín se hace con un futbolista al que seguía; y la UDL ingresa dinero por un jugador que no ha entrado en sus planes.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate