La Rioja

Cristiano, inmune al temporal, no es suficiente para Portugal

  • El delantero del Real Madrid participó en los dos tantos de su selección ante México en el debut en la Copa Confederaciones

MADRId. Cristiano Ronaldo no está preocupado por su futuro. Esa es la impresión que dio en el debut de Portugal en la Copa Confederaciones ante México. El luso fue uno de los futbolistas más destacados en el conjunto de Fernando Santos. Presionó, peleó cada balón y fue definitivo cuando éste estuvo en su poder. Tanto es así, que asistió en el primer gol y se disfrazó de centrocampista para construir el segundo. Sólo los despistes lusos permitieron que Chicharito y Héctor Moreno empataran el choque.

Está en medio de un volcán, pero no lo parece. El nombre de Cristiano Ronaldo es el más repetido en los últimos días. Primero apareció una oferta, según A Bola, de 180 millones, después la Fiscalía le acusó de defraudar 14,7 millones de euros y finalmente una portada del mismo medio portugués aseguraba que se quiere marchar del conjunto blanco, un torbellino ante el que el astro luso no se pronunció hasta ayer. Su respuesta llegó dentro del campo, donde más le necesita Portugal, y fue contundente. Está centrado.

Las buenas sensaciones de Cristiano Ronaldo no lo parecieron sin embargo en el inicio del choque. Comenzó sin protagonismo. Su nuevo rol como delantero centro hace que tenga más dificultades a la hora de cambiar la inercia del partido. El dominio inicial de México le privó de aparecer en los primeros minutos pero apenas dos destellos le sirvieron para dejar claro que el peligro portugués en esta Confederaciones pasa por sus botas. Avisó con un potente zurdazo en el minuto 21 que se estrelló de forma violenta contra el larguero y que terminó en gol anulado a Nani tras un rechace.

Su segunda aparición fue la que desniveló la balanza. Recogió un balón largo, atrajo rivales, se enredó con la pelota y encontró la mejor salida posible, la que sólo los cracks suelen ver, para regalar con un pase milimétrico el primer gol de la historia de Portugal en una Copa Confederaciones a Ricardo Quaresma.

Con estas dos acciones enterró cualquier atisbo de duda en torno a su estado anímico pero no hizo que Portugal diera un vuelco al encuentro. Pero reservó algo más para la segunda mitad. El partido llegó a los últimos cinco minutos empatado y ahí apareció de nuevo el madridista. Recibió a 35 metros de la portería, atrajo rivales y Cedric aprovechó los espacios para marcar, antes de que Moreno empatase otra vez el duelo, en el tiempo añadido.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate