La Rioja

Zozulya renuncia al Rayo y Tebas se querellará contra los aficionados

Roman Zozulya, durante un partido con su selección. :: reuters
Roman Zozulya, durante un partido con su selección. :: reuters
  • El jugador no anunciará su decisión hasta saber quién le pagará el salario y espera una medida de gracia de FIFA para poder competir en otra liga

madrid. Roman Zozulya no jugará en el Rayo Vallecano. El jugador tomó la decisión después de observar el comportamiento de la afición del conjunto madrileño en el duelo ante el Almería, donde expresó de forma casi mayoritaria el rechazo absoluto a su llegada a Vallecas al considerarlo un militante de ultraderecha, nazi y racista. El ucraniano, tras unos días de reflexión, esperó a conocer todos los aspectos legales que van a rodear a su nueva situación (entre ellas el cobro del 25% del salario anual -un millón de euros brutos- que iba a abonar el Rayo durante los seis meses del préstamo) para reafirmarse en su decisión. Zozulya solo puede jugar en el Rayo, que podría negarse a pagarle si anuncia su renuncia, ya que al haber tenido ficha en otros dos clubes no tendría permiso de la FIFA, por haber cubierto el cupo de inscripciones (tres) en la temporada en curso, para irse a una Liga menor de las que cierra su mercado a finales de febrero (la China, noruega, mexicana, rusa o la MLS americana).

El apoyo mostrado por los jugadores del Betis al ucraniano ha sido criticado por el concejal de Podemos del Ayuntamiento de Sevilla Julián Moreno a través de las redes sociales: «¡Vaya asco que dan los jugadores del Betis y los directivos de La Liga apoyando al neonazi Zozulya. Eso sí, cada vez soy más fan del Rayo!».

La hostil respuesta de buena parte la afición franjirroja, que el sábado repartió en el estadio la imagen del jugador con el el lema 'Not Welcome' (No eres bienvenido), ha pesado más que la promesa de todas las partes de que tendría garantizada su seguridad y su derecho para desarrollar su profesión. Entre ellas, la Asociación de Futbolistas españoles (AFE), LaLiga y su país de origen, Ucrania. De no prosperar ninguna de las salidas que se están buscando, y si el jugador tuviera problemas para cobrar toda su ficha, es muy probable que los asesores del futbolista denuncien a la justicia una vulneración de sus derechos fundamentales en busca de una indemnización.

Javier Tebas, presidente de LaLiga, anunció por su parte que presentará «una querella criminal» contra diecisiete aficionados del Rayo que acudieron el día 1 de febrero a la Ciudad Deportiva vallecana para recibir con insultos a Zozulya. «Ese tema afecta a la imagen de la Liga española y de España», dijo Tebas, que el martes se reunió con Anatoliy Scherba, embajador de Ucrania en Madrid, para analizar la situación y llegaron a la conclusión de que el Gobierno español debía mostrar su apoyo a Zozulya. «Me contó que en Ucrania están alarmados con lo que ha pasado, pero la LFP no va a estar con los brazos cruzados. Están localizados los autores materiales de la amenaza y ahora hay que trabajar para conocer los autores intelectuales porque se ha hecho coacción de la privación de un derecho fundamental», desveló Tebas, «convencido de que el jugador no tiene la ideología que se dice».

Según el entorno de Zozulya, la directiva rayista, encabezada por el presidente Raúl Martín Presa, había confesado que la presión de su afición hacía imposible que pudiera debutar como rayista.