La Rioja

La España de Aranzubía, Casillas, Orbaiz, Xavi, Yeste...

Rubio y Aranzubía reciben los regalos de Pedro Sanz tras ganar
el Mundial. Junto a ellos, el hermano Benito y Garrastachu.
Rubio y Aranzubía reciben los regalos de Pedro Sanz tras ganar el Mundial. Junto a ellos, el hermano Benito y Garrastachu. / L.R.
  • Álvaro Rubio disfrutó de un amargo Mundial Sub'20 de 1999, que dejó en primera ronda por una grave lesión

El año 1999 fue muy especial para Álvaro Rubio. Iniciaba su cuenta atrás en Zaragoza, aunque no lo sabía, y se preparaba para viajar a Nigeria con el reto de disputar el Mundial Sub'20. Era aquella una nueva hornada del fútbol español, de jugadores desconocidos para el la globalidad de los aficionados, pero que el tiempo se encargó de grabar sus nombres.

Aquel equipo que mandaba desde la banda Iñaki Sáenz contaba en sus filas con otro riojano como Dani Aranzubía, que competía en la portería con un jovencillo Iker Casillas. La Roja, aunque aún no se conocía a la selección con este sobrenombre, también daba cobijo a Pablo Orbaiz, Fran Yeste o Xavi Hernández. Un equipazo. Y Álvaro Rubio estaba entre ellos.

Rubio no tuvo fortuna. Se rompió el peroné de su pierna izquierda en la primera fase del torneo, en la que España ganó a Brasil y Honduras y empató ante Zambia. El riojano regresó a casa y siguió el Mundial como pudo. España eliminó a Estados Unidos, Ghana y Mali antes de superar en la final a Japón. Aunque desde la distancia, Álvaro Rubio era campeón del mundo.

Dani Aranzubía, que también había jugado en el Loyola, fue el primero en ofrecer a su amigo la mitad de su medalla. Al final, cada uno se quedó con su presea. El fútbol les ha enfrentando a todos ellos en numerosas ocasiones a lo largo de los años. Aranzubía también se retiró de los rectángulos de juego, como muchos integrantes aquella selección.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate