La Rioja

Cristiano Ronaldo besa el trofeo que la FIFA le entregó como mejor futbolista del mundo. :: reuters
Cristiano Ronaldo besa el trofeo que la FIFA le entregó como mejor futbolista del mundo. :: reuters

Cristiano Ronaldo es The Best

  • El portugués suma un nuevo premio al imponerse a Messi y Griezmann en la gala organizada por la FIFA

madrid. Cristiano Ronaldo ya es The Best. El portugués se convirtió ayer en el primer futbolista en inscribir su nombre como receptor del galardón nacido del 'divorcio' entre la FIFA y la revista France Football, que habían seleccionado conjuntamente al mejor del planeta entre 2010 y 2015. Era el denominado FIFA Balón de Oro, cuyo último distinguido fue el argentino Leo Messi en 2015. La separación daba pie, en teoría, a que hubiese dos futbolistas distintos coronados como los mejores en menos de un mes. Una posibilidad que no se materializó en esta ocasión dada la arrolladora trayectoria del de Madeira en los últimos meses, en los que levantó tres títulos con el Real Madrid -Liga de Campeones, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes-, y uno más con su selección -la Eurocopa conquistada por Portugal ante la anfitriona Francia en la final disputada en el estadio de Saint-Denis-.

El crack luso fue el gran protagonista de la gala celebrada en la localidad suiza de Zúrich al imponerse al argentino Leo Messi y al francés Antoine Griezmann en una elección que dependía a partes iguales del juicio de capitanes y técnicos de selecciones nacionales, un grupo de periodistas y los aficionados que participaron en la votación a través de la web de la FIFA.

La victoria de la estrella del Real Madrid se daba por descontada desde días antes de la ceremonia, y cobró aún más cuerpo al conocerse que ningún futbolista del Barça acudiría al evento. La entidad azulgrana esgrimió en un comunicado la necesidad de «priorizar la preparación del partido del miércoles con el Athletic Club» en la vuelta de octavos de la Copa del Rey. Messi se ahorraba así ver la entronización de su máximo rival. Hasta Diego Armando Maradona le dio un tirón de orejas a su compatriota. La maniobra culé no sentó tampoco nada bien en el organismo rector del fútbol.

Poco le importó a Cristiano no recibir los aplausos del argentino. Era su nuevo día de gloria, una jornada en la que obtuvo el enésimo reconocimiento a su desempeño reciente en los terrenos de juego. Empezó 2017 como acabó 2016, en el centro de todas las miradas y con el planeta fútbol rendido a sus pies. Dos días después de abrir su cuenta goleadora del año tras anotar el tercero del Madrid frente al Granada en la 17ª jornada de Liga, el atacante blanco fue coronado como The Best, la nueva denominación del antiguo FIFA World Player. Un agasajo más que irá a engrosar su museo, como anteriormente sucedió con su cuarto Balón de Oro, el Globbe Soccer Award, el Balón de Oro del Mundial de Clubes, el premio al mejor jugador de la UEFA y un largo etcétera de distinciones que ha recibido en las últimas semanas.

Premios todos ellos que son la consecuencia inevitable de unos logros colectivos en los que el luso operó como principal puñal. Firmó 55 goles en los 57 partidos que disputó en 2016: 42 tantos con el Real Madrid (31 en Liga, siete en Champions y cuatro en el Mundial de Clubes, incluyendo el 'hat-trick de la final ante el Kashima Antlers japonés) y trece con la camiseta de Portugal. Cuatro tantos más hizo Messi, pero el '10' del Barça se vio lastrado por el menor brillo de los títulos que amasó. El descalabro de la selección argentina en la Copa América se sumó a un triplete de los azulgrana -Liga, Copa del Rey y Supercopa de España- que se vio deslucido por la Champions lograda por el Madrid frente al Atlético en Milán. Triunfo este último certificado precisamente por CR7 al marcar el penalti decisivo.

Radiante tras su nueva distinción, Cristiano dio las gracias a sus compañeros del Real Madrid y de la selección portuguesa. «El año 2016 ha sido un año grande en mi carrera», dijo el luso, quien se refirió a que había «muchas dudas» en torno a su figura que fueron acalladas a base de títulos. «Cristiano ganó todos los títulos este año. Por algo es», proclamó empleando esa tercera persona a la que tantas veces recurre para hablar de sí mismo. «Ha sido un año magnífico tanto a nivel personal como colectivo», insistió el '7', quien concluyó tajante: «Este premio habla por sí mismo».

Ranieri bate a Zidane

La alegría en la casa blanca no fue, sin embargo, completa. Claudio Ranieri arrebató a Zinedine Zidane el premio al mejor entrenador del año, logro al que el francés optaba en su primera campaña en un banquillo del máximo nivel. Pesó más que el radical cambio de trayectoria del Real Madrid con el galo al timón la hazaña del italiano al conducir al Leicester hasta el título de la Premier League en una campaña en la que, de partida, los 'foxes' aspiraban a salvar la categoría.

La de Ranieri fue una de las mayores gestas futbolísticas de las últimas décadas, ante la que nada pudieron hacer ni 'Zizou' ni el otro finalista, Fernando Santos, a cuyas órdenes levantó Portugal una Eurocopa en la que la contribución de Cristiano fue capital pese a la lesión que le obligó a abandonar la final.