La Rioja

Rodrigo juega el balón presionado por Oregui. :: sergio martínez
Rodrigo juega el balón presionado por Oregui. :: sergio martínez

Reparto en un intenso inicio

  • El Cenicero iguala un disputado partido en el que el Alberite tuvo más iniciativa

La primera jornada de Regional Preferente es un buen momento para calibrar a equipos que en realidad ya llevan varias semanas en competición por la Copa. Por ello, de todos los duelos de la jornada quizá el más interesante era el que medía en el Sáenz Andollo al Alberite y al Cenicero, dos de los conjuntos que más en forma se han mostrado en la previa copera. No decepcionó.

El Alberite mostró que debe ser tenido muy en cuenta como un claro favorito al ascenso a Tercera, mientras que el Cenicero estuvo a la altura, especialmente en actitud, con la esperanza de convertirse en otro aspirante. Ambos asumieron sus papeles y finalmente hubo reparto.

Quizá mereció más el Alberite, que desde el primer momento se mostró decidido a llevar la iniciativa, asumir el control del balón y mirar la portería rival. Fue sin embargo el Cenicero el que tuvo la primera ocasión de peligro, en un balón que remató Abel forzado, chocando además con Alfonso, y que se fue rozando el palo. De todas formas no tuvo que esperar demasiado más el Alberite para traducir su superioridad en el marcador, ya que en el minuto 27 Miguel entraba en el área tras una asistencia en la frontal de Gabriel y remataba mordido entre dos defensas para que el balón se colase manso en la portería de Rosel.

No cambió demasiado el panorama el gol del Alberite, ya que siguió siendo el equipo local el que se mostraba más fuerte, superando a un Cenicero que parecía no encontrar su lugar en el césped. Ángel y Miguel pudieron aumentar la renta local, pero la ventaja seguía siendo mínima al descanso.

Pagaría el Alberite no aprovechar esos momentos de dominio, ya que tras el descanso el Cenicero dio un paso al frente, mostrando más carácter e igualando pronto, en una jugada de Santos que acabó definiendo en el área tras un buen control orientado. Eran momentos en los que el partido estaba mucho más disputado, sin dominador claro y con ambos equipos apostando por sus posibilidades. Nada que ver con ese primer tiempo que tenía claro dominio local.

El Alberite, pese a que no vivía sus mejores minutos, volvió a ponerse por delante a un cuarto de hora del final gracias a un cabezazo de Ochoa, que entró con potencia para rematar un centro de Lucas. Pudo sentenciar entonces el Alberite, en otro cabezazo de Ochoa y en un tiro de Marcos, ambos desviados por Rosel, que permitió al Cenicero llegar con vida al final y sellar el empate en un córner cerrado que Santos empujó al fondo de las mallas.