La Rioja

Villar y Alonso, pacto de silencio

:: jonathan herreros
:: jonathan herreros
  • El presidente de la Federación Española no explica su renuncia a presidir la UEFA y el de la Riojana reduce «al triunfo final» el proceso electoral

Logroño. Ángel María Villar, presidente de la Federación Española de Fútbol, visitaba La Rioja para oficializar el reciente triunfo de Jacinto Alonso en el proceso electoral de la Riojana. Esa era su intención y el bilbaíno es un hombre que prefiere no salirse de la línea recta que él se impone. Demasiados charcos que evitar. «Pueden preguntarme lo que consideren oportuno y yo responderé lo que quiera o no contestar», dejó claro. Por eso, el tema del día, su renuncia a ser candidato a la presidencia de la UEFA, hecha pública el martes, quedó como un asunto espinoso y sin respuestas. «En la nota de prensa está todo explicado y no voy a hablar más de ese tema», resumió.

«Era consciente de que es muy importante ser presidente y quería serlo, pero ya he explicado porqué he desistido. Y es porque ha habido mucha gente, de lo que me siento orgulloso y feliz, que después de 28 años de gestión en la Federación me han solicitado que considere mi candidatura y por eso lo he hecho», añadía. Nada más al respecto, como tampoco sobre el inminente proceso judicial que tiene abierto por presunta prevaricación en el retraso del proceso electoral. «Lo que tenga que decir se lo diré al juez, no se lo voy a decir primero a usted», respondió. Lo que dejó claro es que el día 20 de diciembre habrá «una votación» y su deseo es «seguir en la Federación».

En lo que sí se mostró más prolijo es en considerar el tirón de la selección, así como en evaluar a su nuevo entrenador, Julen Lopetegui. Para Villar, «todos quieren que España venga a su campo» cuando «hace años se criticaba esa política de distribución». «Lo que sé es que donde juega España hay gastos de millones de euros que quedan como beneficio de los comercios», indicaba. Y respecto a la posibilidad de ir al País Vasco, lo dejaba claro: «Todos deseamos ir, pero hace falta que nos lo pidan». En relación a Lopetegui, sus palabras fueron de elogio: «Es un gran entrenador, sabe estar, sabe comportarse y se trata de un hombre que proyecta valores, como el anterior».

En una región de equipos modestos, Villar también justificó el fútbol de Segunda B y Tercera. «El sistema actual es el que más años ha durado, lo que no quiere decir que se pueda mejorar. Pero estamos abiertos al diálogo con los clubes», resumía.

Mientras, Jacinto Alonso ejercía como anfitrión. Estará al mando del fútbol riojano otros cuatros años, tras un proceso electoral que tuvo que reiniciarse tras la exclusión y readmisión del candidato Gustavo Sáenz. Pero no se mostró prolijo en palabras: «La valoración es que ha terminado y hemos ganado y es suficiente. Se llegó el 22 de agosto a votar y parece ser que alguien iba con 19 votos y salió con 14. Para mí es importante».

De lo que sí habló más es de la denuncia presentada por la SD Logroñés por que presuntamente se solicitó su voto a cambio de dejar entrenar al equipo en el Mundial'82. «Está en el Tribunal del Deporte. Lo más interesante sería preguntar a los clubes que están aquí, a ver si cuando vayan a hablar con esa persona o con ese club [la SDL] le van a pedir el móvil. Yo, desde luego, lo haría», indicaba. La situación no le preocupa: «Acabo de felicitar a mi presidente [Ángel María Villar] porque, por fin y gracias a Dios, han dicho que no tiene nada que esconder. Pues el vicepresidente de la Riojana, tampoco. Es más, aprovecho para agradecer a todos los aquí presentes el apoyo que le han dado a la Federación, a su presidente, que soy yo, y al vicepresidente Jesús Alonso».