San Silvestre bajo la lluvia

San Silvestre bajo la lluvia
Miguel Herreros

Las tradicionales carreras de Nochevieja sobrevivieron a una tarde-noche de perros por gran parte de La Rioja

LA RIOJALogorño

Hacía una tarde para estar en casa. Pero no se quedaron: al contrario: llamados por una tradición que crece y crece, miles de personas salieron por toda La Rioja a despedir el año corriendo.

Para algunos es una prueba seria, para otros el momento de celebrar una fiesta con disfraces y todo. En Logroño, la más multitudinaria de las celebraciones, nada menos que 7.202 personas estaban inscritas para la San Silvestre en las tres modalidades, y eso que no paró de llover.

Los priemros fueron los más pequeños, acompañados casi siempre por sus padres. Había paraguas, y algunas sillitas de bebé conm elplástico bien colocado, que no era cuestión de calarse.

Pero aunque luego vendrían los que corren "de verdad", (y mucho), la San Silvestre de más colorido y participación es la popular. Que ahí cada uno corre (o camina) como quiere, y vestido de lo que le da la gana. Toda una fiesta.

Y en fin, para los que van "en serio", los resultados de la prueba grande:

En categoría masculina venció David Martínez (del Añares Rioja), seguido de Nacho Fernández y de Miguel Ferrer, estos últimos corredores del Ferrer Sport Team.

En la femenina, la vencedora fue Marta Castroviejo (también del Ferrer) seguida por Esther Rodríguez y Susana Rúa, ambas del Bañares.

Lardero y Villamediana

Pero Logroño no es la única carrera de Nochevieja, ni mucho menos. La de Lardero, por ejemplo, sigue moviéndsoe en unas cifras de participación espectaculares, con su tradicional color azul. Ahí van las fotos de una tarde que se corrió, como en Logroño, con el suelo mojado y las nuebes amenazando más agua.

En Villamediana, mientras, la participación fue algo menor, pero la lluvia bastante mayor: muchos corredores se enfentaron (con ánimo, eso sí) a un aguacero más que notable. Las fotos son bien esclarecedoras:

Alfaro, sin lluvia

En Alfaro se libraron de mojarse. Pero se divirtieron igual: hasta 700 personas se apuntaron a la San Silvestre alfareña. Unos a correr, y otros a otra cosa. Una especie de Carnaval festivo que preludiaba la juerga de la noche para más de uno.

Calahorra, a la carrera

También libraron de la lluvia en la bimilenaria: los calagurritanos no se perdieron la tradición de terminar el año corriendo. Ahí van unas fotos para demostrarlo:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos