VUELTA A ESPAÑA

Para batir a Froome tiene que venir 'Supermán'

El ciclista colombiano celebra su triunfo en Calar Alto. :: afp
/
El ciclista colombiano celebra su triunfo en Calar Alto. :: afp

Así apodan a Miguel Ángel López, ganador en Calar Alto, donde el líder sale reforzado y Chaves y Roche se vienen abajo

J. GÓMEZ PEÑA CALAR ALTO.

Cuando se disipó la niebla, se cansó la tormenta y el frío se relajó, el viento se adueñó de Calar Alto, la cima sobre el desierto de Almería donde emerge la media docena de cúpulas de cemento que componen el Observatorio Astronómico. Como aquí están garantizadas más de 200 noches despejadas al año, los científicos buscan nuevas estrellas en el universo. Pero al paso de la Vuelta, el cielo se tapó. Diluvió a siete grados. No se veía nada. Para descubrir algo hubo que mira abajo, a la carretera por donde subía Miguel Ángel López, que ganó la etapa y que ha batido como juvenil las plusmarcas de Nairo Quintana. López es el colombiano que viene. Con la vista a ras de suelo también se observó lo que le espera a esta Vuelta: a trece segundos de López entraron Froome, Kelderman y Nibali, el único rival que le resiste. Que llueva así en Calar Alto es tan inesperado como que Froome pierda esta edición. Para batirle en la cumbre tuvo que venir 'Superman'. Así apodan a López.

Diga lo que diga su edad, 23 años, 'Superman' es un colombiano viejo. De los de antes, de los 'escarabajos' que llegaron a Europa en los años ochenta para pegarse en los Alpes con Hinault. Como ellos, es de campo, de una familia de siete hermanos y un padre que los quería a todos con las manos metidas en la tierra de Boyacá, recolectando la comida. La bicicleta era para ir a la escuela. Pero algo pasó. Con esa bici de hierro y 18 años, Miguel Ángel batió en una carrera local a varios ciclistas profesionales. El talento ataja. De ahí a la victoria en el Tour del Porvenir de 2014 apenas hubo un suspiro. Ya entonces le llamaban 'Superman'.

Lorca-Calar Alto
Etapa
1. Miguel Ángel López (Ast)5
05:09
2
Chris Froome (Sky)a 14
3
Vincenzo Nibali (Tbm)a 14
4
Wilco Kelderman (Sun)a 14
5
Romain Bardet (Alm)a 31
6
Alberto Contador (Tfr)a 31
7
Ilnur Zakarin (Kat)a 31
8
Mikel Nieve (Sky)a 31
9. Darwin Atapuma (Uae)a 1
02
10. David de la Cruz (Eqs)a 1
14
11. Michael Woods (Tcg)a 1
17
12. Wout Poels (Sky)a 1
17
13. Richard Carapaz (Mov)a 1
22
14. Peio Bilbao (Ast)a 1
32
15. Fabio Aru (Ast)a 1
32
General
1. Chris Froome (Sky)45h18
01
2. Vincenzo Nibali (Tbm)a 1
19
3. Johan Esteban Chaves (Ors)a 2
33
4. David de la Cruz (Eqs)a 2
36
5. Wilco Kelderman (Sun)a 2
37
6. Ilnur Zakarin (Kat)a 2
38
7. Fabio Aru (Ast)a 2
57
8. Michael Woods (Tcg)a 3
01
9. Alberto Contador (Tfr)a 3
55
10. Miguel Ángel López (Ast)a 4
11
11. Nicolas Roche (Bmc)a 4
45
12. Tejay Van Garderen (Bmc)a 4
45
13. Wout Poels (Sky)a 4
54
14. Sam Oomen (Sun)a 5
01
15. Steven Kruijswijk (Tjl)a 6
10

El mote tiene su historia. Apenas llevaba un par de meses como ciclista cuando durante un entrenamiento le asaltaron. Un grupo de ladrones, navaja en mano, trataron de quitarle la bici, su bici nueva, una de verdad. Y no. Se les enfrentó. Puñetazos contra cuchillos. Recibió varias puñaladas, pero logró huir a pedales. A casa llegó regando sangre. «¡Estás loco!», le dijeron. «¿Por qué? ¿Cualquiera hubiera hecho lo mismo», contestó. La bici a salvo. Cinco días después se apuntó en una carrera, la Vuelta de la Juventud. Y atacó en la primera cuesta. El locutor del podio sabía lo del atraco. Al verle en fuga, agarró el micrófono y le bautizó: «Ahí sube 'Superman' López». La historia de una victoria anunciada.

«Esta etapa era crucial para mi liderazgo; soy un ciclista de calor», indicó el líder del Sky

A Lorca, punto de salida de la etapa, la llaman la 'ciudad del sol'. A ese apodo se le vino encima un mar de lluvia. Murcia era una nube. Hay veranos en los que no cae aquí ni una gota. Así, calados, partieron los ciclistas. Igor Antón iba con el motor añadido de un buen buen recuerdo: en 2006 había logrado en Calar Alto su primera victoria. Es de Galdakao, de lluvia. Salió a refrescar la memoria. Y con él se fueron Bardet, Jungels, De Marchi, Pedrero, Visconti, Arroyo... Ellos y la tormenta en un día de cortinas cerradas. Al fondo, tapados por el diluvio, esperaban las dos primeras subidas de largo aliento, Velefique y Calar Alto, las cimas del desierto de Tabernas. Allí, vacíos, estaban los escenarios de tantas películas de vaqueros.

A la fuga la mató el Orica, el equipo de Chaves. El colombiano tramaba algo. Mandó por delante a Simon Yates para inquietar al Sky de Froome. Falló. Le salió el tiro por la culata. El Sky se apiñó en torno a Froome. Conquistaron Velefique en calma. El martirio de la lluvia había concluido. El descenso también fue pacífico. Ya sólo faltaba subir al Observatorio.

Contador no para quieto

Pellizzotti anunció con su ritmo el ataque de Nibali. Aunque se adelantó el de siempre, Contador. No para quieto en su última carrera. Nibali sobrepujó. Contra todos y contra el viento de costado, helador, paralizante. Hielo en el desierto. El italiano filtró la subida: tras él venían Nieve, que tiraba de Froome, y López, Zakarin y Kelderman. Ningún nombre más sonaba junto las ráfagas. Chaves había cedido, como antes Roche. Ellos eran los dos más cercanos a Froome en la general. Contador perdía unos metros; perdía ante Froome y Nibali, pero les ganaba al resto, a Aru, a Woods, a Van Garderen, a Roche, a Chaves... Y a De la Cruz, crucificado de nuevo por la mala suerte.

El catalán pinchó cuando la subida se aceleraba. Tuvo que remontar para dejarse poco más de un minuto y subir a la cuarta plaza de una clasificación general que se aclaró bajo la neblina: Froome manda ya con un minuto y 19 segundos sobre Nibali, 2,33 sobre Chaves y 2,36 sobre De la Cruz. Contador es noveno, a 3,55, justo por delante de 'Superman' López, el que mejor se adaptó al entorno, a la altitud, el frío y el viento. Cuando Nibali salió a por la victoria, Froome le dejó hacer. «No he pasado apuros. He controlado en todo momento», aseguró el líder. Hasta soltó a Nieve para que el navarro luchara por la etapa. «Es un privilegio tener a Nieve», le agradeció. Froome apuntalaba su Vuelta. Pero ni él ni su gregario navarro cazaron la etapa.

En ese grupo, 'Superman' López, menudo él, se guareció tras la ancha espalda de Kelderman. Zorro. «Conocía bien la subida. Tuve calma», dijo. Ha ensayado la paciencia tras tantas caídas y lesiones. «Siempre me duelen las rodillas. A ver si el cuerpo madura y al fin puedo tener continuidad», ruega. En invierno le atropelló un coche en Colombia y le partió una tibia. 'Superman' vuela casi siempre cojo. Y cuando al fin recupera sus dos alas, puede hasta con Froome, segundo en Calar Alto y tan feliz como el colombiano. «Esta etapa era crucial para consolidar mi liderazgo. Soy un ciclista de calor», confesó. Le tenía miedo al frío estepario de Calar Alto, donde desde el Observatorio se vio aún más claro y despejado que esta es su Vuelta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos