«Este triunfo premia todo el infortunio que he pasado»

Después de pasar un año de desgracias, el triunfo de ayer emociona a Fabio Aru

J.G.P. .

En Cerdeña los niños van al instituto agrario. En la isla viven del campo. Fabio Aru eligió el Liceo Clásico. Le gustaba la literatura, el latín, el griego. Y el fútbol. Pero ni estudió mucho ni es futbolista. El ciclismo le ha trazado otra vida. Emigró para ser corredor a la Italia peninsular. Tan crío. Tan solo. Endureció. Creció admirando a Alberto Contador. Ese coraje. En la Vuelta a España de 2014, camino de la meta de Aralar, se atrevió a atacar a su ídolo. «No sé ni cómo lo hice. Casi me quedo a esperarle por respeto», contó entonces. Aru ganó esa etapa y, dos años más tarde, la Vuelta. Ha sido segundo en el Giro de Italia, en 2015, y se estrelló contra el Tour de 2016. Ahí comenzó todo un año de mala suerte.

«Esta victoria en La Planche des Belles Filles y el campeonato de Italia que logré antes de venir al Tour premian todo el infortunio que he pasado», recordó ayer. Estaba emocionado. «Sólo mi familia sabe lo que he sufrido».

Fabio Aru

El fracaso en el anterior Tour, la caída en abril mientras preparaba en Sierra Nevada el Giro 2017, el que salía desde Cerdeña, su casa. En ese Giro al que no pudo ir le iba a sustituir su amigo Scarponi. Una semana antes del inicio, fue atropellado y murió a dos pasos de su hogar. Aru ganó el campeonato de Italia con su maillot. Homenaje.

«Toda esa desgracia hace que disfrute más este triunfo en el Tour». Hace un año todo le salió mal en la ronda gala. «Pero me prometí volver para intentarlo», se conjuró. En eso está tras una primavera negra. «Si me dicen en abril que iba a ganar una etapa en el Tour...».

En La Planche des Belles Filles se impuso a lo grande. Cara a cara con los mejores. Sin mirar atrás. Pero no se atreve a proclamarse rival de Chris Froome. «Ufff. Voy a correr tranquilo. Esto es muy largo», sentencia.

Fotos

Vídeos