Octava etapa

Groenewegen repite triunfo en la víspera del infierno de los adoquines

Groenewegen celebra su victoria. /Benoit Tessier (Reuters)
Groenewegen celebra su victoria. / Benoit Tessier (Reuters)

El holandés fue el más rápido en un esprint que terminó con la descalificación de Greipel y Gaviria

JEAN MONTOISAMIENS

Un último esprint antes del infierno. Dylan Groenewegen logró este sábado su segundo éxito en dos días, en la octava etapa del Tour de Francia, en la víspera de una jornada clave en la que se disputarán quince sectores de adoquines (21,7 kilómetros).

De Chris Froome, defensor del título, a Romain Bardet, la gran esperanza francesa, todos los candidatos al podio tienen marcada la cita del domingo. La meta estará en Roubaix y se llegará unos minutos antes de que comience en Moscú la final del Mundial de fútbol (17:00 horas). Servirá como examen de sus opciones antes de la jornada de descanso del lunes.

Con una frase, Bardet resume la situación: «No tengo miedo del pavé, pero aprendes a temerlo porque sabes que se puede perder todo en esta etapa». «Que se abra una brecha con los de delante, una caída... O puedes estar bloqueado y se puede complicar rápidamente», añade el francés, que nunca ha competido en la París-Roubaix, de la que la etapa del domingo recupera buena parte del recorrido en su tramo final. Como la mayoría los candidatos al maillot amarillo, a excepción del galés Geraint Thomas (séptimo en 2014). En cuanto a Froome, participó una vez en la 'reina de las clásicas', al principio de su carrera (abandono en 2008).

Más información

¿Serán importantes las diferencias en esta ocasión? En 2014 el italiano Vincenzo Nibali, futuro vencedor de esa edición, tomó una considerable ventaja con un ejercicio de virtuosismo en los adoquines deslizantes por una meteorología inclemente.

Llegará como líder a esta etapa decisiva, con 156,5 kilómetros entre Arras y Roubaix, el belga Greg Van Avermaet (BMC). «Sobre el pavé, seis corredores se van a ocupar de Richie (Porte) y yo tendré libertad. Si las circunstancias lo permiten, Richie estará el mayor tiempo posible conmigo. Después, si yo puedo jugar a ganar...», desveló el portador del maillot amarillo.

Greipel y Gaviria, descalificados

Antes, este sábado, Groenewegen (Lotto NL) se impuso con claridad por delante del alemán André Greipel y del colombiano Fernando Gaviria, quienes mantuvieron una peligrosa lucha cerca de las vallas. Ambos ciclistas, segundo y tercero, fueron descalificados por el jurado de comisarios, que consideró que completaron un esprint irregular. Según las imágenes de televisión, Greipel cerró el paso a Gaviria. El colombiano replicó golpeándole con la cabeza para intentar pasar.

Debido a sus sanciones Peter Sagan consiguió la segunda plaza, por tercera vez en ocho días. El campeón del mundo además cuenta dos victorias y es una amenaza el domingo, como flamante vencedor de la última París-Roubaix. Precisamente el eslovaco había lanzado el esprint desde lejos, pero después fue neutralizado y superado.

Una caída masiva, a 17 kilómetros de la llegada, cortó el pelotón y perjudicó especialmente al irlandés Dan Martin. El ganador de la sexta etapa en el Muro de Bretaña, con el codo izquierdo ensangrentado, cedió 1 minuto y 15 segundos.

Groenewegen, de 25 años, se anotó por tercera vez un triunfo de etapa en el Tour de Francia, su segunda victoria este año tras su éxito el viernes en Chartres. El pasado año ganó la etapa de los Campos Elíseos en París, conclusión del Tour 2017. «Estaba pendiente de todo y sólo esperé mi oportunidad», indicó el holandés, profesional desde 2015, y que cuenta ahora con 32 victorias en su palmarés, once de ellas esta temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos