Una Eroica sin su héroe

Luciano Berruti, en la edición del pasado año. :: eroicahispania/
Luciano Berruti, en la edición del pasado año. :: eroicahispania

Casi un millar de ciclistas se citan para afrontar alguno de los cuatro recorridos que oferta la edición, que homenajea a Astarloa La carrera del ciclismo vintage se celebrará mañana en Cenicero, la primera sin la cara amable de Luciano Berruti

M. GLERA LOGROÑO.

Uno se acercaba a Cenicero, antes, durante o después de la carrera, y siempre se encontraba con el rostro amable de Luciano Berruti. El italiano (Cesseria, 1943) vestía de época por las calles de la villa vinatera. Jersey de punto, gafas de soldador, mochila o bidones al manillar, neumáticos cruzados sobre el pecho, su bicicleta única y por supuesto, su bigote de lord inglés que daba cobijo a su sonrisa cómplice. Era Luciano Berruti.

El italiano, que culminó su pasión por el ciclismo con la apertura del Museo della Bicicletta en Cossería, seguía dando pedales a sus 73 años. De hecho murió sobre la bicicleta. Fue el 13 de agosto del pasado año, cuando rodaba por la SP 15, entre Bormida y Belogno, a mitad de camino entre San Remo y Génova. 8,4 kilómetros que hacía a diario.

Berruti fue la imagen del nacimiento de L'Eroica, en 1997, en La Toscana, dónde si no. La imagen de la bicicleta entre viñedos se extendió por el mundo y llegó a La Rioja. Paisajes únicos. Mañana serán casi un millar los 'eroicos' que tomen la salida en Cenicero. Como en años anteriores, podrán disfrutar de cuatro recorridos: desde los exigentes 193 kilómetros hasta los 20 kilómetros para disfrutar entre familia. Entre ambas distancias, 139 kilómetros y 69, la más atractiva porque te permite disfrutar de una velada gastronómica.

Los recorridos apenas han variado. Sí que se ha modificado el Medio (139), que desde este año llega a Nájera, San Millán de la Cogolla, Santo Domingo y Haro, entre otras localidades. El largo mantiene su paso por Logroño, al que llega desde el norte del Ebro, se adentra por la calle Norte y el Casco Antiguo y sale hacia Nájera.

Mañana es la carrera, pero hoy ya es un día de fiesta en Cenicero. A las 18.00 horas será el pregón, con Igor Astarloa como gran protagonista. El que fuera campeón del mundo en el año 2003 también disfrutará de uno de los recorridos dominicales. La inestabilidad climatológica es un atractivo más. El pasado año llovió todo lo que no lo había hecho en semanas anteriores, si bien el agua sobre los caminos agrícolas y senderos dieron un mayor carácter épico a la cifra. Disfrutar el máximo con esos viejos cacharros sobre el barro. No eran bicicletas tan extraordinarias como la Peugeot del año 1903 que Berruti rescató de una chatarrería, pero todas tenían su encanto.

En Cenicero estará Jarezk Berruti, hijo de Luciano. A la feria vintage de ciclismo, que se abre esta misma mañana, se sumarán diversos actos que culminarán con la proyección de la película 'L'Eroico'. Un buen colofón en el preámbulo del gran día de los clasicómanos.

Se trata de una mañana para disfrutar, no para competir. Para afrontar cada tramo con calma. Es la forma de descubrir parajes desconocidos, por los que no se suele transitar. Una Rioja diferente, sin asfalto, sin el ladrillo de grandes edificios. Por momentos es como si se parase el tiempo por unas horas, antes de regresar a la realidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos