COPA DEL MUNDO

Coloma, decimoctavo en Suiza

Coloma, durante una prueba de la Copa del Mundo. :: primaflor mondraker
/
Coloma, durante una prueba de la Copa del Mundo. :: primaflor mondraker

La lluvia caída en Lenzerheide convirtió el trazado en una pista resbaladiza que castigó al albeldense desde la primera vuelta Schurter conquista otra prueba de la Copa del Mundo mostrando su enorme poderío desde el inicio

V. S. LOGROÑO.

Carlos Coloma llegaba al trazado de Lenzerheide con altas expectativas. El circuito y las buenas sensaciones cosechadas en Andorra le hacían ser optimista. Pero las circunstancias marcan casi tanto como los deseos. Antes de la carrera, una fuerte lluvia cambió todas las previsiones. El trazado se convirtió en un resbaladizo barrizal que complicaba aún más a los ciclistas. La carrera, incluso, se recortó de ocho a siete vueltas.

Cambió casi todo, excepto las expectativas respecto a Nino Schurter. El helvético quería sumar otro triunfo en la Copa del Mundo y esta vez ante sus paisanos. Desde el principio salió dispuesto a lograrlo. Ayer era clave estar en cabeza cuando empezasen los senderos y el albeldense del Primaflor Mondraker no lo logró. Partía desde la segunda línea y no logró remontar, es más, perdió plazas. En la primera bajada técnica, varios corredores tuvieron que echar pie a tierra y Coloma se quedó ligeramente cortado. Antes del final de la primera vuelta ya perdía 29 segundos y ocupaba la decimoctava posición, casualmente, en la que iba a concluir la prueba de Lenzerheide.

Schurter y el joven Van der Poel parecía que iban a jugarse la carrera en un duelo personal mientras Coloma intentaba remontar, subiendo a la decimocuarta posición y poco antes del final de la tercera vuelta, colocándose duodécimo, a 42 segundos de los dos primeros. El albeldense formaba por entonces con un grupo de seis ciclistas, con los que intercambiaba posiciones.

Pero la carrera, con el barro y el esfuerzo, se endurecía con dos claros síntomas: las diferencias aumentaban y las fuerzas se agotaban. Van der Poel fue el primero que lo notó. En el ecuador de la cita, se quedó vacío y dijo adiós a sus opciones de victorias. Schurter continuaba a su ritmo y Marotte y el ruso Sintsov se convertían en sus sabuesos. Mientras, Kulhavy y Valero remontaban posiciones y, ya en la cuarta vuelta, se colaban entre los mejores.

Kulhavy, un veterano en este tipo de batallas, había guardado para esperar que sus rivales cayesen. Y lo logró. Ya en el sexto giro, con Coloma peleando acabar entre los veinte mejores, el checo puso el turbo y Schurter tuvo que mantener la tensión para evitar sorpresas.

Marotte se derrumbaba por el esfuerzo mientras Valero alcanzaba la quinta posición, en la que iba a entrar a meta. Mientras, en la última vuelta, Kulhavy superaba al francés Marotte y a Sintsov para ponerse segundo. Schurter mantuvo una mínima diferencia para llegar a la meta alzando los brazos con tranquilidad por delante de Kulhavy y de Sintsov, el primer podio de un ciclista ruso en la Copa del Mundo. Mientras, Coloma entraba el decimoctavo a tres minutos y diez segundos del ganador.

De esta forma, el albeldense se coloca décimo en la Copa del Mundo con 262 puntos tras cuatro pruebas disputadas y a la espera de la próxima, que se disputará en Canadá en agosto.

Más

Fotos

Vídeos