Ciclismo

Cenicero luce nuevo cartel de la 'Eroica' a la entrada de la ciudad

Señal que se ha colocado en una de las entradas a Cenicero. /EROICA
Señal que se ha colocado en una de las entradas a Cenicero. / EROICA

Los organizadores de la prueba ciclista colocan un distintivo que distingue a la localidad como escenario del ciclismo épico

Miguel Martínez Nafarrate
MIGUEL MARTÍNEZ NAFARRATELogroño

Por si quedaba alguna duda. La ciudad de Cenicero luce nuevo cartel en su entrada. En la imagen vemos el que se ha instalado junto a la tapia del cementerio. No hay duda, Cenicero es ciudad y tampoco olvida a sus héroes ni a los humanitarios que un día se desvivieron con los heridos ni a los que un día subieron a la torre de la iglesia a defenderse de tropas invasoras. La localidad luce hoy otro emblema. Tan evocador como simple y, aunque nos cueste quitarle la 'h', la esencia es la misma. Héroes del ciclismo de antaño, del de cambios en el cuadro, calapiés, tubulares cruzados en el cuerpo y maillots de lana.

Cenicero luce cartel exclusivo, el que le evoca como escenario de una de las pruebas deportivas con mayor poder de persuasión del animado calendario de citas deportivas populares.

En Cenicero celebrarán este año la cuarta edición de La Eroica, una prueba que en esta nueva edición tendrá un recuerdo dedicado a otro de sus personales más ilustres y heroicos como es Luciano Berruti, presente en las tres citas celebradas hasta la fecha en Cenicero.

La cita hispana, que se celebrará el 2 y el 3 de junio próximos, se abre camino en un calendario plagado de citas deportivas a base de apelar a un elemento nuevo que va más allá del esfuerzo deportivo y esa es la clave del éxito de una cita que reúne deporte, tradición y la coreografía evocadora y la parafernalia de un ciclismo de arraigo en la memoria, que a falta de incrustaciones televisivas, recuerda con mayor ternura si cabe las emociones radiofónicas y las lecturas de periódico, donde la poderosa máquina de la imaginación supera con creces cualquier red social.

La cita para soñadores es en el idílico escenario vitivinícola de Cenicero, una localidad que un día se hermanó con la italiana Gaiole in Chianti, origen de esta fiesta ciclista y que también ha establecido conexión con Paso Robles en California, donde además del ciclismo, el vino tiene un protagonismo que se ha incrustado en el ADN de sus vecinos y que también tiene sus héroes desde los tiempos de la filoxera.

Ahora, cuando entre en Cenicero y vea esta señal, no olvide que un par de días al año Cenicero da cobijo a un millar de ciclistas dispuestos a dejarse el hollejo entre viñedos mientras recuerdan a los héroes de antaño con la sana intención de pasarlo bien, hacer amigos, comer a gusto, echar un trago de vino o bailar en una verbena popular. No es un mal plan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos