La Rioja

BICICLETA DE MONTAÑA

Llegar para quedarse

Carlos Coloma se levanta de su sillín en la cita de Albstadt, en mayo. ::
Carlos Coloma se levanta de su sillín en la cita de Albstadt, en mayo. :: / PMRA/Matthew DeLorme
  • Carlos Coloma regresa a la Copa con el reto de mejorar números sin olvidar el reto del Mundial

«Hemos salvado la primera parte de la Copa del Mundo», admitía Carlos Coloma tras firmar la decimoséptima plaza en la cita alemana de Albstadt. Un mes después, el riojano regresa a la Copa del Mundo, en Vallnord. Tercera prueba, que abre dos intensos meses en los que se disputarán cuatro carreras más antes de la cita mundialista, en septiembre, de Cairns.

Coloma ha aprovechado junio para descansar e intensificar sus entrenamientos. El reto es llegar más fino a Andorra, con más chispa en las piernas y también con más resistencia en el cuerpo. La fecha del albeldense se fija en el 10 de septiembre, en Australia, pero antes de que llegue ese desafío quiere mejorar sus marcas en la Copa del Mundo. Concluyó decimotercero en Nova Mesto y demiséptimo en Albastadt. Coloma quiere asomarse a las primeras plazas, como ya lo ha hecho en ambas carreras, aunque no para llegar y perder posiciones, sino para llegar y quedarse. Tanto en el circuito checo como en el alemán ha sorprendido con dos fantásticas carreras desde segunda línea que le llevaron a comandar ambas citas en la primera vuelta. El riojano reconocía que había sido muy explosivo en ambas, en especial en la primera.

El trazado de Vallnord tiene una longitud de 4 kilómetros con una segunda mitad mucho más virada que la primera. Coloma ha estrenado esta temporada la doble suspensión de la Mondraker, salto mecánico que le da mayor confianza y rapidez, sobre todo en el descenso.

Son dos meses muy intensos. A la cita andorrana le seguirá la de Suiza, en un circuito que le gusta al riojano; para agosto se reservan las carreras de Canadá, también del agrado de Coloma, y de Italia. Entre esas cuatro semanas de competición, muchas horas de entrenamiento sobre la bicicleta y en el gimnasio, con el boxeo como gran compañero, concentración en altura incluida.

Vallnord representa también otro desafío más global, el que tiene planteado el suizo Nino Schurter contra todos los demás. El ciclista de Scott ha ganado las dos primeras citas. En la primera quiso darle respuesta David Valero, pero claudicó; en la segunda lo intentó el holandés Mathieu Van der Poel y también se tuvo que conformar con la segunda plaza. El suizo ha visto, además, cómo su gran adversario de los últimos tiempos, Julen Absalón, no ha comenzado como acostumbraba, si bien en Nova Mesto subió al podio después de una gran remontada. El español David Valero, un segundo y un quinto puestos hasta el momento, es la gran revelación de este inicio de la Copa del Mundo en la que una generación de jóvenes ciclistas pide paso. Coloma aspira a mantener su estatus de veterano y explotar al máximo sus recursos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate