La Rioja

V MARCHA SOLIDARIA DE BTT CARLOS COLOMA

«¡Que viene Carlos!»

fotogalería

Hombres y mujeres. Ana Calleja (324) circula junto a otros ciclistas durante la marcha.

  • La V Marcha Solidaria de BTT Carlos Coloma reúne a 550 ciclistas en una jornada excelente

Que viene Carlos!», gritaban los ciclistas en las partes más técnicas. Entonces, como las aguas del mar Rojo ante Moisés, se abría el paso entre la estrecha senda para dejar hueco a Coloma, que salvaba ratoneando, botando como un canguro cuando la pendiente impedía pedalear, desniveles y obstáculos imposibles para los mortales, tan rápido que a pocos les daba tiempo de registrar la hazaña.

  • V Marcha BTT Solidaria Carlos Coloma con Coopera

Un total de 550 ciclistas (60 mujeres) participaron ayer en la V Marcha Solidaria de BTT Carlos Coloma, la mayoría riojanos pero también de País Vasco y Navarra. Un centenar optaron por la ruta corta, de 35 kilómetros, y el resto, por la larga, de 73 y con más de 1.200 metros de desnivel. Pero quizá lo mejor de esta prueba ciclista es que se podrán destinar unos 5.000 euros al proyecto que la ONGD Coopera (organizador del evento junto al Coloma Bike Club) desarrolla en la R. D. del Congo ayudando a niñas víctimas de violencia sexual.

La rutas están diseñadas por el propio Coloma, que ayer participó en la marcha supervisando todo y exhibiendo una paciencia y amabilidad infinita. Cada vez que paraba en un avituallamiento le costaba arrancar una eternidad porque todos los participantes le pedían hacerse una foto con él. Al llegar a Albelda y detectar la escasez de agua en ese avituallamiento, él mismo llamó a la organización para intentar solucionar el problema. Además, durante la primera parte compartió pedaladas con los niños de su club, que ocuparon la primera línea de salida. Y otro gesto hermoso: el corte de la cinta fue un honor concedido a Javier Tarazona, el cadete arnedano de su equipo que se recupera de un grave caída. Por lo demás, mientras la mayoría de los ciclistas que acababan la marcha arrasaban con el avituallamiento final, Coloma atendía todavía fresco a las fotos. «No es un paseo, es un buen entrenamiento», explicó después de llegar a meta, consciente de que «lo más importante es que es una marcha solidaria».

La ruta corta transcurrió entre Logroño, Navarrete, Entrena y Lardero, mientras que la larga ascendió a Clavijo por Nalda, pasando al valle del Leza por Cuatro Caminos, y descendiendo a Alberite para regresar a Logroño por Albelda, Entrena y Logroño. «La parte desde Albelda hasta Clavijo, por la senda del Cazador, es una ruta habitual de entrenamiento y la conozco mucho», declaró Coloma, que prepara el campeonato del mundo, aunque antes participará en La Rioja Bike Race. Entre los 550 participantes hubo jóvenes como María Ezquerro, ciclista del Coloma Bike Race de 14 años, quien confesó que estaba algo nerviosa por ser su primera marcha: «No sabía si podría aguantar, pero he acabado muy bien y he disfrutado mucho con mis compañeros. El año que viene igual hago la ruta larga». Uno de sus compañeros, Pablo, de 13 años, admitía que: «Lo que más me ha gustado han sido las bajadas y el ratito que he ido hablando con Coloma».

Curiosamente, por la Vía Romana del Iregua algunos ciclistas se cruzaron con el atleta Camilo Santiago entrenando. Y en Clavijo, las chicas del avituallamiento le gastaron una broma a una compañera que no podía acudir este año colgando el cartel: «Chica con pico y pala busca chico con tierras para labrar futuro juntos», incluyendo su nombre y teléfono. No faltó el buen humor, el buen ambiente. Y hubo algunas caras conocidas, como la de Ángel Marugán, campeón junior de Cross de La Rioja, que completó la ruta larga junto a Josu Tejedor. «Es la primera vez que la hago y me ha parecido muy bonita. Lo mejor ha sido la última subida, que se ha hecho dura», detalló.

El vendimiador de las fiestas de San Mateo de 2015, Gerardo Mendoza, completó una vez más la marcha junto a David Sáenz. «Es una ruta bonita y exigente. Parece sencilla pero al final hay subidita y zonas técnicas», declaró Mendoza. Además, el clima fue óptimo, fresco pero con sol. También participó la calceatense Ángela Cueva, quien admiraba a Coloma: «Es un crack, ¡cómo sube! Da gusto verle. La prueba me ha gustado. Lo mejor es la subida larga, pero he acabado rota».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate