La Rioja

Jonathan Castroviejo
durante la prueba 
contrarreloj. :: efe
Jonathan Castroviejo durante la prueba contrarreloj. :: efe

CICLISMO

Castroviejo, bronce en el desierto

  • El corredor vasco, tercero en el Mundial contrarreloj que dominó Tony Martin

doha. La mañana derretía los termómetros. Con 40 grados en las calles de Catar la prueba contrarreloj del mundial de ciclismo se iba a convertir en una prueba de resistencia combinada con la de potencia. Allí, el vasco Jonathan Castroviejo demostró que este año ha sido un máster en esas condiciones para él y remontó hasta un bronce que le permitió escoltar al inalcanzable Tony Martin y al aspirante Vasil Kiryenka.

«Esta vez, sí que sí. Desde luego no era un recorrido que me viniese demasiado bien, pero en estos últimos tiempos me estoy manejando en todos los terrenos bastante bien, ya sean 'cronos' duras o más suaves», reivindicó el vizcaíno en las declaraciones facilitadas por su equipo el Movistar. El español comenzó el recorrido de 40 kilómetros entre Lusail y The Pearl con tiempos cercanos al podio pero siempre por detrás. El ciclista fue sexto en el primer punto intermedio, a 16 segundos del sorprendente irlandés Ryan Mullen. En la segunda medición (el kilómetro 26), ya recortaba 15 segundos y en la meta superó a sus rivales gracias a su entrega, espíritu y clase sobre la bicicleta. En Catar dosificó sus fuerzas, aprovechó el cambio de viento durante el caluroso mediodía en la costa y remontó el tiempo perdido respecto a quienes salieron en las primeras tandas de la contrarreloj. L

La carrera sirvió como ejemplo de la campaña de Castroviejo. En febrero sufrió una doble fractura en la vértebra C7 y una fisura en la C1 al chocar con un espectador en el aparcamiento cuando había terminado la Vuelta al Algarve. Durante su rehabilitación, primero le colocaron un corsé y después un collarín. Dos meses antes había sido atropellado mientras se entrenaba en la localidad vizcaína de Erletxes. La recuperación impidió al vasco colaborar con su amigo Quintana en el Tour, pero en la Vuelta a España ya había demostrado que regresaba con los mejores gracias a su carácter irreductible y en septiembre colgó el oro europeo en la prueba contra el crono continental.