La Rioja

Foulon cruza la línea de meta en Albelda de Iregua. :: miguel herreros
Foulon cruza la línea de meta en Albelda de Iregua. :: miguel herreros

Las tres dimensiones de Dorian Foulon

  • El ciclista francés, paralímpico, gana la etapa reina y se coloca líder de la prueba riojana

Etapa reina en la XXIII Vuelta Ciclista Júnior a La Rioja. Ya se sabía en la línea de salida que el alto de Soto y, sobre todo, el de La Rasa, iban a dictar sentencia. Y así fue.

El triunfo de ayer fue para el francés Dorian Foulon del equipo Asesores de Navarra. Fue una victoria con tres dimensiones. Primero, la más obvia, por subir al podio para recibir el premio al ganador de la etapa. La segunda, con más trascendencia, porque supone que Foulon se convierte en el nuevo líder de la carrera. Y tercera, la que más hondo cala, es que el ciclista Foulon es paralímpico (le falta el músculo de rodilla para abajo en la pierna izquierda). Pertenece el galo a una escuela de paraciclismo situada en una localidad muy cercana a Bayona, en Francia.

«Espero mantener el maillot de líder para ganar la carrera con el equipo». Deseaba Foulon en voz alta una vez cruzada la línea de meta de Albelda de Iregua. «Atacó mi compañero Arturo y yo fui con él. Al final he tenido suerte pero no lo tenía previsto», reconoció.

La carrera se rompió en el alto de Soto con la escapada de los españoles Miguel Juan y Eugenio Sánchez. Coronaron y se lanzaron a por la siguiente dificultad, el alto de La Rasa. Por detrás llegaba un grupo de seis corredores que circulaba a un minuto de diferencia. Entre ellos, Foulon y el riojano Grávalos.

El minuto se fue diluyendo poco a poco hasta cruzar el alto de La Rasa casi juntos, certificándose la unión en el descenso.

Con Albelda de Iregua en la mente de los escapados, Foulon fue el más astuto. Atacó en el momento justo. Por detrás se miraban entre los ciclistas pero nadie pasaba la acción. Así, el ciclista francés se hizo con 25 segundos de ventaja. Todo un botín.

No hubo tiempo para nada más. Victoria de Foulon que rompió a llorar al abrazarse a su entrenador. Hoy intentará mantener el liderato.