La Rioja

Peñalver se encumbra en las bodegas

Manuel Peñalver celebra el triunfo de la primera etapa en las bodegas de Villamediana. :: Díaz Uriel
Manuel Peñalver celebra el triunfo de la primera etapa en las bodegas de Villamediana. :: Díaz Uriel
  • El explosivo ciclista del Castillo de Onda gana la exigente llegada en Villamediana tras una primera etapa trepidante

Manuel Peñalver se encumbró ayer en la exigente subida a las bodegas de Villamediana. Apenas trescientos metros de desnivel, pero suficiente como para que el ciclista del Castillo de Onda demostrase su explosivo final. Con el pelotón lanzado, el equipo del torrevejense supo encontrar la cabeza del pelotón y colocar a Peñalve, que se lanzó directo a por el triunfo. Ni los corredores del The Bathco cántabro ni del Giménez Ganga castellonense pudieron hacerle frente.

Mala suerte tuvo el riojano Arturo Grávalos, que comenzó la subida final colocado entre los cinco primeros, pero que se quedó atrapado por un roce entre otros corredores, lo que le dejó relegado unos metros, insalvables ya.

El pelotón venía lanzado, como durante toda la carrera. Desde la salida de Villamediana, el pelotón firmó unas media de 42,1 kilómetros por hora. Se intentaron fraguar diversas escapadas, con hombres del Valverde Team, Asesores de Navarra y Castillo de Onda poniendo pimienta a la carrera. El propio Grávalos estuvo metido en uno de los intentos más sólidos, pero había mucho interés en el pelotón para que se llegase unido a la meta.

A cuchillo, la velocidad era trepidante, con continuos ataques. Los ciclistas devoraba los 81 kilómetros sin levantar el pie. Pero el control era rígido. Hasta el desenlace final, con esa clase de Manuel Peñalver, seguido por Íñigo Rodríguez y Carlos Garrido, para firmar su tercer triunfo de la temporada.

«He tenido sensaciones buenísimas en un circuito muy rápido», explicaba Peñalver en la línea de meta. «El equipo me ha llevado muy bien y me he sentido con fuerzas y no he parado hasta el final», incidía. «Había que aprovechar esta oportunidad y ahora, pasar la segunda etapa», aseguraba.

«A cuchillo»

Mientras, el riojano Arturo Grávalos (Asesores de Navarra) se lamentaba de ese enganchón final que le había impedido pelear por entrar en la cabeza de carrera en esa exigente subida final. Sin embargo, hoy confía en dar mucha guerra en la subida a La Rasa. «Esta semana he estado entrenando en la zona y lo conozco bien. Intentaré guardar fuerzas y donde creo que se puede hacer daño, lo intentaré», insinuaba.

Al podio de Villamediana, ante el numeroso público que se acercó, se subían a recoger sus maillots Manuel Peñalver, líder y ganador de etapa, Arturo Grávalos, mejor riojano, e Íñigo Rodríguez (The Bathco), como mejor júnior de primer año.