Toda una vida repartida únicamente en dos equipos: Bidasoa y Logroño

Gurutz señala la placa de '600' del Seat. :: justo rodríguez/
Gurutz señala la placa de '600' del Seat. :: justo rodríguez

El portero militó diez temporadas en el equipo de su ciudad natal, Irún, y lleva trece en Logroño, donde reconoce que le «gustaría seguir»

E.M. LOGROÑO.

Los seiscientos partidos que Gurutz Aginagalde conmemora mañana tienen la peculiaridad de que se reparten en dos equipos únicamente, algo complicado de repetir. «Diez años en Bidasoa y trece aquí en Logroño, toda la carrera en esos dos equipos. Está claro que van a ser los dos equipos de mi vida. En Bidasoa he empezado, es donde me he formado. Y en Logroño es donde he estado más años que en el equipo de mi pueblo. He dado todo por los dos y estoy muy feliz y muy orgulloso de poder decir que he pertenecido a estos dos grandes clubes», presumía Aginagalde.

Gurutz llegó a Logroño cuando el equipo estaba en División de Honor B con aspiraciones de ascender. «Venir aquí a Logroño fue muy importante para mí. Muchos me dijeron en aquel entonces que iba a ser un paso para atrás, pero yo estaba convencido de que iba a ser un paso hacia adelante en mi carrera y así se ha demostrado con el tiempo», recuerda.

Como buen deportista, el capitán franjivino es ambicioso y piensa en lo que la falta a la entidad riojana: «Sería la única guinda que me falte en la carrera. En Bidasoa vivimos épocas muy bonitas, sobre todo el principio, con títulos a nivel nacional y a nivel europeo. Fue un sueño vivir aquello. Quizá falte ese título en Logroño. He vivido toda la evolución del equipo desde División de Honor B. Poder poner la guinda de un título sería algo maravilloso».

Preguntado por lo que le queda por delante, Gurutz tiene cuerda para rato: «Yo, en estos momentos, a nivel psicológico y a nivel físico, estoy perfectamente. La ilusión sigue estando ahí y la intención desde luego es la de seguir». ¿Será en Logroño? «Sería mi deseo», contesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos