BALONMANO

El título como un sueño

MIGUEL ÁNGEL PINDADO

Valladolid. El XIII Campeonato de Europa comienza hoy en Croacia con los primeros partidos de los Grupos A (Suecia, Serbia, Islandia y la anfitriona Croacia) y B (Francia, Bielorrusia, Noruega y Austria). Un torneo que vuelve a estar muy abierto, con varias selecciones apuntando a luchar por el oro y muchos 'outsiders'.

Alemania defiende la corona que arrebató a España en Polonia hace un par de años y vuelve a ser una de las favoritas merced a una competición doméstica excepcional. Por supuesto, los Hispanos, pese a la renovación, también son candidatos al podio junto con la eterna Francia de Karabatic, actual campeona mundial de la mano de un Didier Dinart que ha conjugado experiencia y cantera. Dinamarca es otra de las grandes aspirantes, aunque siempre excesivamente impredecible, mientras que Croacia, con el regreso del legendario Lino Cervar al banquillo y la recuperación de Duvnjak, revive su ilusión por las medallas al ser la anfitriona. También están en el mismo saco las dos selecciones nórdicas, Suecia y Noruega. Los suecos, con nuevo técnico, están en constante evolución sin dar con la tecla, mientras que Noruega, con un grupo compacto, aspira a repetir final como en el Mundial de 2017. Mención aparte merece la Macedonia que dirige el español Raúl González, toda una incógnita, que podría convertirse en la gran sorpresa del torneo, junto con Eslovenia.

España

España se presenta con un exquisito bagaje en los tres últimos Europeos (un cuarto puesto, un bronce y una plata) que, de seguir la progresión, debería otorgarle un oro que le falta en su palmarés en el torneo continental. Además, el fiasco de la eliminación para los Juegos de Río y en el Mundial de Francia hace que el balonmano español se vea obligado a regresar a la senda de las medallas.

La renovación del equipo, donde aún permanecen ilustres veteranos como Cañellas, Raúl Entrerríos o Gedeón Guardiola, es uno de los principales hándicaps que tiene el técnico Jordi Ribera para conseguir el objetivo. Del anterior torneo europeo se han caído nada menos que ocho hombres -algunos míticos como Maqueda, Sterbik o Víctor Tomás-, y el nuevo técnico hará debutar en este torneo a jugadores como Dani Dujshebaev o Ferrán Solé. El resto de los hombres de Ribera forman un bloque muy bien compensado, al que,como siempre, le faltará lanzamiento exterior, pero con una gran capacidad de juego sobre la línea de los seis metros, con hombres muy versátiles y jugones, y dos pivotes de garantías y muy diferentes.

La defensa volverá a ser la clave del éxito de España. Siempre temida por su excelente 6-0 o bien su presionante 5-1, la selección española dependerá mucho de la intimidación de Viran Morros y Gedeón Guardiola. Y a partir de su gran defensa, organizar un contragolpe que tantos éxitos ha dado a los Hispanos.

España tiene como principal enemiga de esta primera fase a Dinamarca, con quién se disputará dos puntos que pueden ser decisivos para la segunda fase, donde España está obligada a entrar, como mínimo, en la lucha por las medallas.

República Checa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos