El Sporting quiere reencontrarse

Ana Moreno lanza a portería en un entrenamiento del Sporting. /Juan Marín
Ana Moreno lanza a portería en un entrenamiento del Sporting. / Juan Marín

Las de Luismi Ascorbe tratarán de revertir el 25-24 adverso que trajeron de Lanzarote para intentar el ascenso

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

El Logroño Sporting La Rioja, pese a perder el sábado pasado en el primer encuentro de la fase de ascenso ante el Lanzarote Puerto del Carmen, se trajo de las Islas Canarias un resultado esperanzador. El 25-24 invita al optimismo. Y más si las riojanas jugaron un encuentro regular, en el que perdieron su sello de identidad que es la defensa. Esta tarde, a partir de las 19.00 horas, Lobete será el escenario en el que las chicas de Luismi Ascorbe tratarán de dar vuelto el resultado adverso para jugar la fase final que tiene como premio dos plazas en la Liga Loterías la próxima temporada.

Luismi Ascorbe es consciente de la importancia del partido de esta tarde para intentar el asedio, por tercera vez consecutiva, a la máxima categoría del balonmano nacional. «Tenemos muchas ganas de cambiar la imagen que dimos en el partido de ida, en el que no pudimos demostrar el nivel de nuestro equipo de esta temporada», comentó el míster. «La defensa y el contraataque, que fueron nuestras señas de identidad, no aparecieron y se nos quedó la espinita clavada», amplió el técnico.

No obstante, afronta el Sporting el partido ante las canarias con «confianza» porque demostró en los instantes finales ser capaces de remontar tres goles de diferencia que pueden llegar a ser importantes y determinantes de cara a la clasificación para la fase final.

Cerrar la defensa

A un equipo como el Lanzarote, el Sporting debe ejercer el poderío de la defensa comandada por Marta Olarte, cerrando esa retaguardia por completo. «El Lanzarote tiene jugadoras muy fintadoras y con buen lanzamiento exterior y hay que cerrar bien la defensa para construir el contraataque», apuntó. «O incluso encontrar velocidad en el juego para que físicamente lo noten ellas, que van a sufrir un desplazamiento que no es cómodo», añadió.

El Sporting deberá vigilar especialmente a Rosa Álvarez (número 13), que en el encuentro de ida anotó tres goles. «Se trata de una jugadora con mucha experiencia que el año pasado jugó en el Atlético Guardés, campeón de la Liga Loterías. Tiene mucho oficio y calidad en ataque y muy firme en defensa, anticipándose en las acciones de ataque, sacando muchísimas faltas ofensivas», describió Ascorbe.

Más

Además de Rosa Álvarez, el Lanzarote cuenta con una juvenil llamada Famara Fernández (dorsal 95) que tiene un gran futuro y es muy peligrosa. Al igual que Clara Poo (3), una catalana que ha sido fichada por el Puerto del Carmen hace unos meses. Atteneri Morales es otra jugadora con experiencia, «más lanzadora que fintadora», que en el encuentro de ida marcó seis goles para las canarias. «Se trata de un equipo muy completo en la que Rosa Álvarez se pone al equipo en la espalda cuando hace falta», hizo hincapié el entrenador sportinguista.

Para este encuentro, Luismi Ascorbe podrá contar, salvo con Raquel Suárez (con una lesión de larga duración en la rodilla), con su plantilla al completo. Incluso Arima podrá jugar más minutos de los que disputó en Lanzarote. «En la ida la reservé bastante por precaución ya que solo se había entrenado tres veces después de estar un mes y medio parada», indicó Ascorbe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos