FASE DE ASCENSO A DIVISIÓN DE HONOR

El Sporting se queda sin premio

Arima, Laura y Carla muestran su desconsuelo; a la derecha, Ana Moreno abraza a Amaia tras caer ante el Alcobendas. :: opta/
Arima, Laura y Carla muestran su desconsuelo; a la derecha, Ana Moreno abraza a Amaia tras caer ante el Alcobendas. :: opta

Con el triunfo ante las riojanas, las madrileñas lograron el ascenso a la Liga Loterías un año después de bajar de categoría Las de Ascorbe acabaron sin fuerzas y cayeron ante un experimentado Alcobendas

MARTÍN SCHMITT

Logroño. El Sporting chocó contra la realidad y despertó de su hermoso sueño del ascenso. Las de Luismi Ascorbe cayeron ayer contra un experimentado Helvetia Alcobendas, un equipo con muchísimo más presupuesto que las riojanas, que logró subir de categoría un año después de descender de la Liga Loterías. Después de una fase en la que el cuadro logroñés fue de más a menos y en la que la pesó mucho el paso de los partidos, el conjunto amarillo continuará la temporada que viene buscando tan ansiado premio.

18 SPORTING

28 ALCOBENDAS

Sporting
Elena, Rebeca, Dani (2), Raquel, Masha (2), Amaia, Irati (6), Marta (3), Sara, Ana Moreno, Rakel (2), Elena, Arima, Carla (3), Lucía, Noelia y Laura
Alcobendas
Encinas, Elena, Ruth Prieto (4), Casasnovas, Cardador (1), Raquel, Ceballos, Francés (7), Inga, Camejo (5), Maura (1), Celia López (5), Raquel Navas (2), Eli Pinedo (2), Alba (1) y Laura.
Parciales
1-1, 2-4, 4-4, 4-6, 6-10, 7-13 (descanso). 9-14, 11-17, 12-19, 15-21, 18-23 y 18-28 (final).
Árbitros
Mendoza y Visciarelli. Excluyeron a Alba, del Alcobendas.

Ayer, el inicio del Sporting estuvo ya sembrado de dudas. No encontró fluidez en el ataque posicional. Ni Irati ni Dani, que acabó en el hospital por un fuerte traumatismo cerebral, hallaron grietas en el entramado defensivo de un experimentado Alcobendas, que fue imponiendo su ritmo. La defensa riojana comenzó acertada, con intensidad, ahogando a las estrellas del conjunto madrileño. Pero la experiencia es un grado y bajo la batuta de Celia López, el conjunto de Madrid vio que la clave era buscar a la pivote Camejo o a las extremos en circulación por la espalda de la retaguardia, que vigilaba con celo el lanzamiento exterior. Cada gol valía oro, pero era el Helvetia Alcobendas el que comenzó a abrir hueco.

La ansiedad y los nervios eran evidentes en el Sporting: pérdidas tontas en transiciones, ataque totalmente atascado, errores básicos... Faltaba templanza, una tranquilidad que trató de inyectar Luismi Ascorbe con un tiempo muerto (minuto 21) con 4-8 en el marcador. Pero nada cambió la dinámica y la sangría continuó para marcharse al descanso con un 7-13 muy complicado de remontar.

En la segunda parte, el Sporting mostró más intensidad defensiva, pero sus fuerzas estaban al límite. No iba a poder aguantar así toda esa segunda parte. Pocas cosas cambiaron en el ataque, con Irati como referente, el Sporting debió lidiar con una defensa vigilada por la veterana Eli Pinedo en el centro.

En defensa, Ascorbe probó con un 5-1, con Masha en el avanzado, pero pocas cosas cambiaron. El destino de las riojanas estaba escrito. Las fuerzas menguaron y el Sporting continuó cometiendo equivocaciones, precipitándose algunas veces, pecando de inexperiencia otras. A falta de quince minutos, y con 12-19 en el marcador, el equipo logroñés empezó a atacar con siete jugadores, sin la portera. En defensa, del 5-1 se pasó a mixtas.

El Sporting amagó con una remontada que pudo ser histórica al entrar a los últimos siete minutos con un halo de vida (18-22). Pero no fue suficiente. La calidad del Alcobendas afloró una vez más y liquidó el partido. El Sporting deberá ponerse en pie y volver a intentarlo sabiendo que el balonmano le debe una.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos