Síntomas de mejoría ante el peor rival

Juan Castro lanza en suspensión ante la mirada de Dika Mem. :: juan marín

El Ciudad de Logroño tutea al Barcelona al principio, pero cae ante la superioridad azulgrana

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNLogroño

Se puede explicar de muchas maneras el partido de ayer. La buena noticia es que el Ciudad de Logroño demostró que sabe jugar a balonmano. Ayer lo hizo ante el FC Barcelona. Un grande de Europa. Pero también es cierto que perdió (25-32). Resultado lógico. Pero tratándose de deporte, el objetivo principal siempre es ganar.

Por lo demás, el público que ayer acudió al Palacio se divirtió. Vio a un equipo que se entregó y sólo claudicó cuando la profundidad de banquillo azulgrana inclinó el choque definitivamente.

Ataque sin portero
El Ciudad de Logroño atacó con siete jugadores durante todo el partido
Estuvo valiente Jota en la apuesta ofensiva.
Exclusión de Ángel
En una buen primera parte de los franjivino, el Barça aprovechó la exclusión de Ángel para dar la vuelta al marcador con un parcial de 0-3.

La primera parte fue esperanzadora. El Ciudad de Logroño demostró que hay mimbres para construir un gran equipo. De hecho, los riojanos tutearon al Barcelona durante treinta minutos.

Por fin, el público del Palacio se sintió identificado con la entrega de su equipo

Arriesgó Jota que ya adelantó durante la semana que el equipo ataca mejor con siete jugadores (sin portero). Y así lo hizo. Toda la primera mitad. Valiente. Además planteó una defensa 5-1 con Miguel Sánchez en el avanzado. La noticia es que Ángel Fernández vio los primeros minutos desde el banquillo.

El Ciudad de Logroño demostró carácter en ataque (a pesar de que los dos primeros fueron dos errores). Jugó bien con un hombre más, esperando a tener buenas poisiciones, dándole continuidad al balón. Aparecieron destellos de Juan Del Arco con tres goles casi consecutivos. Luego le tomó el relevo un acertado Javi Muñoz y, más tarde, Ángel Fernández.

Castro se encargaba de dirigir el ataque con criterio. El público del Palacio de Deportes se divertía con su equipo. ¡Noticia! Máxime cuando pasado el minuto 20 un gol de Ángel ponía al Ciudad de Logroño con dos goles de ventaja (12-10).

Pascual movió ficha y sacó a Pérez de Vargas y a Raúl Entrerríos. Entonces llegó una discutida exclusión de Ángel que el Barcelona aprovechó muy bien para darle la vuelta al electrónico con un parcial de 0-3 (13-14).

A cinco minutos del descanso Jota pidió tiempo muerto para ordenar ideas y Ángel empató a 14 goles. Y entonces llegaron los peores minutos del Ciudad de Logroño. Sólo tres. Pero suficientes para que un súper equipo como el catalán se fuera al descanso con tres goles de ventaja. Incluido un penalti con el tiempo cumplido que anotó Dolenec ante Gurutz (que salió después de que Krupa iniciase el encuentro con una parada de nueve lanzamientos).

En la segunda parte se impuso la lógica, el dinero, la profundidad de banquillo, la calidad ... Pero quedan detalles para ir mejorando.

No cambió Jota su forma de jugar. Atacando sin portero. Arriesgando. Y en esta segunda parte sí que le pasó factura (Pérez de Vargas terminó el partido con cinco goles).

En defensa el Ciudad de Logroño optó por 6-0. Estuvo bien el trabajo teniendo en cuenta lo que había enfrente. Mucha calidad en la primera línea del Barcelona. Ayer dejó grandes acciones Dolenec.

A pesar del mal inicio de segunda parte, los locales supieron encadenar éxitos defensivos con goles de Kukic y Kusan que ponían a los franjivino a dos goles (17-19). Fue lo más cerca que estuvieron los jugadores del Ciudad de Logroño. A partir de ahí, el caos. O por lo menos, la sucesión de errores.

El ataque local seguía arriesgando, pero en esta ocasión las ideas no llegaban a la cabeza. Y cada fallo riojano era un gol del Barcelona. Cinco de ellos del portero Gonzalo Pérez de Vargas.

Y se acabó la historia del partido. Quedó aún tiempo para que Eduardo Cadarso jugase unos minutos. Y para Jota probara a sus hombres en la línea de seis metros (por la posición de pivote pasaron Kusan, Garabaya, Montoro, Paredes ...).

Ahora el Ciudad de Logroño tiene diez días para preparar el decisivo partido contra el Zamora, en la cancha castellanoleonesa. Una auténtica final para el equipo franjivino que tiene que quedarse con lo bueno del partido de ayer.

Fotos

Vídeos