Rubén Garabaya trabaja al margen de sus compañeros y es duda para el choque en Irún

M. SCHMITT LOGROÑO.

El Ciudad de Logroño está obligado a mejorar sus números si pretende salir de los puestos de descenso. Para ello, debe ganar en Irún ante un Bidasoa que se encuentra en una situación similar, aunque en la jornada anterior venció al Benidorm como visitante por 24-27 y llegará a Artaleku con la moral alta. Una sensación muy distinta es la que experimenta el equipo riojano tras ceder ante el Ciudad Encantada en el Palacio de los Deportes.

Ayer, el equipo franjivino se ejercitó por la tarde sin la presencia de Ángel Fernández, que llegará hoy de Polonia tras ser presentado oficialmente el lunes por la tarde por el PGE Vive Kielce junto a Julen Aginagalde (que renovó un año más con el equipo de Talant Dujshebaev), ni Rubén Garabaya, que no jugó ante el Ciudad Encantada por lesionarse en el calentamiento.

El pivote, pieza fundamental en la defensa franjivina, sufre una sobrecarga en el cuádriceps y es duda para el encuentro en Artaleku el sábado (17.00 horas). Ayer, el asturiano se ejercitó, aunque lo hizo al margen de sus compañeros. Está previsto que esta semana se vaya incorporando a la dinámica del grupo, aunque se una manera paulatina y controlada siempre por el servicio médico del equipo franjivino.

Cuatro partidos de Asobal

Por otro lado, la quinta jornada se inicia hoy con cuatro partidos. El Barcelona recibe (20.30) a un Benidorm que quiere recuperar sensaciones; el Ademar viaja a Zamora (20.30) para intentar hacer olvidar sus dos derrotas consecutivas -ante el Barça y el Elverum-; el Huesca visita la pista del Anaitasuna (20.00) y el Cuenca recibe al Atlético Valladolid (20.00).

Fotos

Vídeos