El Puente Genil se medirá al Barcelona

El conjunto cordobés protagoniza la primera sorpresa al eliminar al Granollers en los penaltis, tras un gran encuentro de sus guardametas

EFE MADRID.

El Ángel Ximenez Avia Puente Genil protagonizó la primera sorpresa de la Copa del Rey que se disputa en Madrid, al vencer ayer al Fraikin Granollers en la tanda de penaltis (2-4) en un choque que concluyó con empate a 27.

En esa tanda, los porteros del Puente Genil Jorge Oliva, que detuvo una pena máxima a David Resina, y Álvaro de Hita, que forzó el fallo del joven Ian Tarrafeta, se convirtieron en los héroes del equipo andaluz. Condición que ya se habían ganado, y con creces, durante el encuentro, pues si De Hita, que cerró la primera parte con más de un 40% de paradas, cimentó las esperanzas de sorpresa de los cordobeses, la intervenciones de Oliva en la segunda mitad permitieron al Puente Genil forzar la prórroga.

Los vallesanos fueron casi siempre por delante, pero no pudieron sentenciar ante unos cordobeses que hacen valer la condición de 'torneo del KO'.

El Puente Genil afrontará hoy una empresa mayúscula, eliminar al Barcelona, favorito indiscutible al título (19.00 horas). El cuadro culé selló su pase a las semifinales tras imponerse por 34-30 al Recoletas Valladolid, que durante más de media hora puso contra las cuerdas al todopoderoso equipo azulgrana.

Ni las constantes advertencias durante toda la jornada previa del técnico Xavi Pascual, que no dudó en reconocer que su equipo «mereció perder» en el encuentro liguero que enfrentó a ambos conjuntos, evitaron el sofoco al Barcelona.

Al menos, en una primera mitad, en la que el Recoletas Atlético Valladolid, sustentado por un espectacular César Pérez en la portería, llegó a contar hasta con una ventaja de cinco tantos (4-9) de ventaja.

De la mano de Adrián Fernández y el pivote Abel Serdio, el Valladolid poco fue cimentando su ventaja y alcanzó el descanso con tres goles de renta (14-17). Diferencia que hacía soñar al Valladolid cuando a los seis minutos de la segunda mitad volvió a situarse con una ventaja de cinco tantos (14-19). Sin embargo, un contundente parcial de 10-1 situó a los de Xavi Pascual por delante, 24-20) a doce minutos para la conclusión. Una renta que los azulgrana supieron manejar con oficio hasta el final, pese a la fe del Valladolid, que nunca se resignó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos