LIGA DIA

El Promete agrava su crisis tras jugar sólo 20 minutos

Livulo trata de defender a Urbaniak, ayer en Bembibre. :: josé devesa
/
Livulo trata de defender a Urbaniak, ayer en Bembibre. :: josé devesa

Las riojanas suman su sexta derrota en liga ante un Bembibre también necesitado

LA RIOJA LOGROÑO.

El Campus Promete está tragando hiel en este inicio de temporada. Las victorias son bálsamo para el estado de ánimo, pero las jugadoras de Jorge Elorduy aún no han catado ese sabor y sufren. Seis partidos y seis derrotas para seguir como colistas junto a un Movistar Estudiantes que el próximo 5 de noviembre visita el Palacio de los Deportes. Otro duelo directo, otra oportunidad de empezar a ganar. Pero hay que esperar una semana.

0

0

Ayer, el Embutidos Pajariel Bembibre también parecía un rival propicio para obtener algo positivo. Y más aún cuando en el primer cuarto, guiadas por una solvente Adrijana Knezevic, lograron adelantarse en el marcador. Ella y Sofia da Silva, en la pintura, hacían daño a las bercianas, que no encontraban forma de pararlas.

Clasificación
EQUIPO PJ PG PP PF PC
1 Idk Gipuzkoa 6 5 1 399 356
2 Uni Ferrol 6 5 1 415 396
3 Perf
Avenida 5 4 1 355 265
4 Spar Girona 5 4 1 368 307
5 Cadí La Seu 6 3 3 410 392
6 Lacturale Araski 6 3 3 390 421
7 Gernika Bizkaia 5 3 2 398 341
8 Mann-Filter 5 3 2 389 353
9 Al-Qázeres 5 3 2 365 356
10 Sant Adriá 5 3 2 356 358
11 Bembibre 6 2 4 387 398
12 Quesos El Pastor 6 1 5 370 435
13 Campus Promete 6 0 6 381 483
14 Estudiantes 6 0 6 359 481

Así se llegó al 15-21, que sonaba a música celestial para las logroñesas. Aunque con más apreturas, el dominio se mantuvo casi diez minutos más, con ligeros bajones pero también con aciertos, como un triple de Whitney Knight que impidió que las locales se acercasen demasiado antes del descanso (28-33, m. 20). Incluso dos puntos de Sofia da Silva ponían el 28-35 cuando ya habían transcurrido un par de minutos del tercer parcial.

Las riojanas, en el tercer parcial, pasaron de dominar por siete puntos a caer por once La lesión de Leslie Knight, que disputó menos de un minuto, mermó el potencial del Promete

Pero algo le ocurre al equipo cuando los minutos pasan. Las piernas les empiezan a pesar y las ideas se nublan hasta convertirse en una niebla cegadora. No hay forma de ver el aro rival, pero tampoco de defender a las oponentes. Además, sin Leslie Knight, lesionada en el tobillo después de haber jugado apenas un minuto, todo parecía más complicado. El Bembibre, que había estado peleando por no salir del partido, se vio con todo a favor para darle la vuelta.

Brown, Urbaniak y Stanacev se dieron un atracón de puntos mientras el Campus Promete apenas era capaz de sumar nueve en diez minutos. El parcial se cerró con un 25-9 para las leonesas, que llegaron al último cuarto con una cómoda renta de once puntos. La pintura, para entonces, era un agujero. Knezevic sumaba, pero mucho menos, y sus compañeras, como una errática Precious Hall, no aportaban nada desde el exterior. Un desastre.

Con once puntos de desventaja, un partido no está sellado. Pero si el último cuarto comienza con un parcial de 5-0 para el rival y, además, la confianza es la virtud más deseada pero jamás encontrada en el caso de las visitantes, el resultado es evidente. El Embutidos Pajariel Bembibre se desató en esos minutos finales con una aportación coral (cuatro de sus jugadoras llegaron o superaron los 12 puntos) en oposición una plantilla muy reducida por parte de las riojanas. Las diferencias no dejaron de crecer hasta que el Campus Promete, acuciado por sus problemas de autoestima y por el cansancio, bajó definitivamente los brazos. Y la derrota volvió a ser abultada: 74-53. Muchos problemas para un equipo necesitado que el domingo jugará un partido a todo o nada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos