LIGA ASOBAL

Menos presupuesto, peores resultados

Imanol Garciandia, Lazar Kukic y Miguel Sánchez-Migallón celebran el triunfo ante el Ademar. ::/Antonio Díaz Uriel
Imanol Garciandia, Lazar Kukic y Miguel Sánchez-Migallón celebran el triunfo ante el Ademar. :: / Antonio Díaz Uriel

Los jugadores más destacados de esta mitad de temporada han sido Garabaya, Kukic y Garciandia y, en el último tramo, Castro y Del Arco | El Ciudad de Logroño ha cuajado una primera vuelta de menos a más

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

De menos a más. Pese a las malas sensaciones por culpa del peor inicio de Liga de la historia del Ciudad de Logroño, el conjunto franjivino cuajó una primera vuelta bastante regular, aunque muy lejos de lo que había logrado en las últimas seis temporadas anteriores, coincidiendo con sus mejores participaciones en la Copa EHF y en la Champions League. El equipo franjivino acaba esta primera mitad de la Asobal en el octavo puesto después de sumar 15 puntos con siete victorias, la misma cantidad de derrotas -algunas muy dolorosas- y un empate.

Pese a que el equipo riojano cayó en Benidorm en la última jornada de la primera vuelta, el equipo de Jota González se despidió con buenas sensaciones. Hasta ese partido, había encadenado una racha positiva, logrando once de doce puntos en juego, después de deambular en puestos de descenso durante cinco encuentros.

Y fue una victoria de mérito hasta un entonces imbatido Anaitasuna (27-29) la que levantó la moral de la tropa franjivina, el 8 de noviembre. A partir de ahí, los de Jota González mejoraron sus prestaciones y derrotaron al Teucro (37-26), el Puerto Sagunto en tierras valencianas (21-30), empataron ante un buen Huesca (28-28) y doblegaron al Puente Genil como visitante (25-32) y a todo un Abanca Ademar de León, en una demostración de poder frente a la afición del Palacio de los Deportes (32-29).

Pero este irregular Ciudad de Logroño, que de ganar en Benidorm se hubiese puesto a dos puntos de los segundos y terceros de la Asobal -Anaitasuna y Guadalajara- la pifió en tierras alicantinas, lo que hizo que el equipo franjivino se marchara de vacaciones con un sabor agridulce.

Una Liga muy igualada

Sin embargo, después del peor inicio de la historia del club, marcharse a mitad de la clasificación y a cinco puntos del cuadro pamplonica invita a la esperanza. Porque el Ciudad de Logroño puede soñar con luchar por puestos europeos justo el año en que España vuelve a contar con dos plazas para la Champions League. Y la Liga Asobal es la más igualada en mucho tiempo. De hecho, hasta el Barça se dejó un punto en su visita a Guadalajara, que en el siguiente encuentro perdió ante un Zamora que gracias a ese triunfo abandonó los puestos de descenso. Unas plazas que ocupan el Fertiberia Puerto Sagunto y el Cangas de Morrazo, que en la jornada 3 derrotó al Ciudad de Logroño.

Al equipo de Jota González, que vivió una revolución por la marcha del patrocinador principal y de diez jugadores -llegaron Kule Kusan, Juan Castro, Fabio Chiuffa, Pablo Paredes, Juan del Arco y Jakub Kupra-, le faltó consistencia en sus primeros duelos, entendimiento sobre la pista y conocimiento de la táctica de Jota González.

Sobre todo al principio, el equipo logroñés se dejó puntos contra rivales hipotéticamente menores como el Cangas de Morrazo, el Bidasoa Irún y los de casa ante el Ciudad Encantada, Quabit Guadalajara (ambos conjuntos son unas de las revelaciones del torneo) o Bada Huesca.

Jugadores como Juan Castro y Juan del Arco, dos de las esperanzas del cuadro franjivino, no acababan de aparecer, la defensa y portería eran poco consistentes, y los demás fichajes parecían bastante perdidos, sobre todo con respecto a la táctica del equipo.

El triunfo en Pamplona le dio alas a un equipo desmoralizado. La imagen de toda la plantilla, con un emocionado Jota González al frente, abrazando a la afición -que aunque en menor cantidad ha estado siempre junto al cuadro franjivino- es una de las estampas más representativas de esta primera vuelta. Porque a partir de ahí todo fue sobre ruedas. Castro dio un paso al frente; su compañero Lazar Kukic, quizá el mejor exponente franjivino en estos quince partidos, mostró todo su potencial; Juan del Arco comenzó a liderar la primera línea, Imanol Garciandia hizo efectiva su gran evolución, y jugadores como Fabio Chiuffa o Javi Muñoz empezaron a ver puerta con más facilidad.

Además, la portería comenzó, desde aquel encuentro en tierras navarras, a mejorar su efectividad, siempre de la mano de una defensa excelentemente comandada por un gran Rubén Garabaya, que a sus 39 años de edad parece estar disfrutando como nadie de su última temporada como profesional.

La responsabilidad está en manos del Ciudad de Logroño. Calidad hay; esperanzas también. Son un puñado de puntos los que separan a los riojanos de los puestos de arriba. Y, salvo excepciones, siempre las segundas vueltas han sido mejores.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos