El peor arranque de la historia

Jota González no puede esconder su malestar durante la derrota ante el Cuenca. :: / Fernando Díaz

Después de doce años en la Liga Asobal, el Ciudad de Logroño ocupa puestos de descenso tras el primer mes de competición en el que ha sumado una victoria y tres derrotas

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

El Ciudad de Logroño no se especializa precisamente en comenzar con el pie derecho las campañas. La táctica de Jota González y el continuo recambio de efectivos hacen que los inicios de Liga sean complicados. Después de doce años en la máxima competición de balonmano de España, así lo ha demostrado el Ciudad de Logroño, que históricamente, salvo alguna rara excepción como la de la temporada pasada, hace una segunda vuelta mucho mejor que la primera y endereza el rumbo.

Sin embargo, en este curso, la marcha de su patrocinador principal y la bajada lógica de calidad de su plantilla han hecho que el conjunto franjivino esté, después de cuatro jornadas, en puestos de descenso, tras materializar uno de los peores arranques de su historia en Asobal, después de una victoria -ante el Atlético Valladolid en la segunda jornada- y tres derrotas (Granollers, Cangas y Ciudad Encantada).

Tan solo en la temporada 2011/12 comenzaron los de Jota González con peores números, aunque se enfrentó, en esas primeras cuatro jornadas, con tres de los mejores equipos de la Liga. Aquella temporada, cuestiones del destino hicieron que el cuadro franjivino debutara en el Palau ante el Barcelona (34-23) para luego recibir al Ademar en el Palacio (derrota por 25-28).

En la campaña 2011/12 el equipo llegó a la cuarta fecha con un punto pero fuera de puestos de descenso

En la tercera fecha, los de Jota González (con jugadores de la talla de Niko Prce, Sasha Tioumentsev, García Vega y Jorge Martínez) empataron (32-32) en casa del Torrevieja -que desaparecería ese año- justo antes de caer en Logroño ante el Atlético de Madrid (29-33). En la cuarta jornada el bloque riojano solo había sumado un punto, aunque no se encontraba en puestos de descenso (Puerto Sagunto y el Guadalajara estaban por debajo del entonces Naturhouse).

Esta temporada recuerda a sus primeros pasos, dubitativos, por la Liga Asobal. Con el nombre de Darien, el equipo entonces dirigido por Alberto Suárez debutó con derrota en casa ante el Ademar (20-26), aunque en la segunda jornada rectificó su rumbo en Irún (29-31). Dos derrotas más ante el Valladolid -en el Palacio- y el Teka dejarían en la cuarta jornada al Darien en la decimocuarta posición con dos puntos pero fuera del descenso.

No fue mejor el arranque de la segunda campaña, ya con Jota González en el banquillo. El equipo sumó tres derrotas (ante el Ciudad Real, Algeciras y Arrate) contra una victoria frente al Teucro. Dos puntos para ocupar, otra vez, la decimocuarta posición, también durmiendo fuera de la zona más caliente.

Época de mejoría

A partir de la temporada 2008/09 el equipo empezó a mostrar mucho más seguridad y después del primer mes de competición ocupó (también en las dos siguientes temporadas) la zona media de la clasificación. Con el equipo jugando la Copa EHF, salvo la Liga 2011/12. A partir de la campaña 2012/13, con Thiagus Petrus, Jorge Luis Paván, Rafa Capote y Niko Mindegia, el equipo franjivino empezó a adquirir otra dimensión, con mejores prestaciones. Después del primer mes de competición el cuadro riojano sumaba seis puntos tras tres victorias y una solitaria derrota contra el Atlético de Madrid. Idéntico inicio el del siguiente periodo (tres victorias y una derrota) en la temporada en la que el Ciudad de Logroño consiguió, por primera vez en su historia, el pasaporte para jugar la Champions League. Esa campaña acabó tercero después de vencer al Barcelona (su última derrota en Liga Asobal) y al Ademar en León.

Esos años supusieron las mejores campañas del bloque franjivino, marcando los mejores inicios de Liga. Para ese entonces, el Ciudad de Logroño era el candidato a la segunda plaza siempre. Incluso, en la temporada 2015/16 el equipo logroñés llegó al final del primer mes de competición después de sumar los ocho puntos en juego, con victorias ante el Balonmano Aragón (33-22), el Cangas de Morrazo (24-37), el Bada Huesca (29-19) y el Guadalajara (29-35) marcando un inicio soñado.

Ahora, al Ciudad de Logroño le toca transitar por el desierto con una plantilla demasiado corta, con jugadores muy jóvenes y que todavía parecen ajenos al entorno. Un equipo mortal que flojea en defensa, que echa de menos a Garabaya cuando no está, y que este año podría luchar por objetivos muy distintos a los que estaba acostumbrado a lidiar.

Más

Fotos

Vídeos