BM LOGROÑO

Ocho claves para soñar con la remontada

Ocho claves para soñar con la remontada

El BM Logroño, tras derrotar por nueve goles al Puerto Sagunto, sueña con revertir la eliminatoria de EHF ante el Minsk

VÍCTOR SOTO* VSOTO@DIARIOLARIOJA.COM LOGROÑO.

El BM Logroño no quiere perder su condición de europeo. Sólo dos partidos de competición continental saben a poco para un club y una afición acostumbrados a disfrutar y sufrir en dos torneos paralelos: el nacional y el internacional.

Pero si el dos veces semifinalista de la EHF desea evitar el adiós, está obligado a reaccionar mañana y remontar ocho goles de diferencia. Algo improbable, casi imposible, pero que debe alimentar la esperanza de la plantilla y los aficionados. Porque, aunque cueste soñar, no todo está perdido ante el SKA Minsk. Toca agarrarse a clavos ardiendo, que los hay.

Por ejemplo, que el BM Logroño no ha perdido ningún partido como local en EHF (y ha disputado doce). En sus tres participaciones anteriores, al menos en una ocasión cada curso ha ganado un encuentro por más de ocho goles: contra el Haukar (34-24, temporada 2009/2010), contra el Tatabanya (39-26, campaña 2010/2011) y Vojvodina (28-19, curso 2012/2013). Además, los riojanos llegan de Puerto Sagunto con el sabor de la sangre aún en la boca, tras arrollar a los levantinos por nueve goles. Mañana podría servir hasta con uno menos, aunque las diferencias entre los rivales son enormes.

LAS FRASES Jota González Técnico del BM Logroño «Hay que jugar con corazón y luego, poner la razón. Si vas remontando, habrá que ser más racional» Gurutz Aginagalde Portero BM Logroño «Si en algún sitio se pueden remontar ocho goles es en Europa. Es de lo poco que me falta por vivir en Logroño» Rubén Garabaya Pivot del BM Logroño «En defensa hay que ser agresivo y hacerles dudar. Debemos obligarles a dar siempre un pase más» Ángel Fernández Extremo del BM Logroño «Estar bien en defensa y correr al contraataque será clave. Eso y mejorar la efectividad de Minsk»

Pero en el Palacio no sólo hace falta voluntad, sino también actitud. Y eso pasa por la portería, que debe recuperar su esencia, como en Puerto Sagunto. «No es cosa de dos», explica Gurutz Aginagalde, capitán franjivino. «Como en los últimos años, todo pasa por defender fuerte y correr a la contra. Y defender es labor de todos», incide.

También hay que afinar la puntería. Ahí, el máximo goleador del equipo, Ángel Fernández, tendrá su papel, aunque necesita de la aportación de todos para buscar huecos. «Estar bien atrás y poder contraatacar será clave. Además, debemos mejorar la efectividad de Minsk, donde contamos con ocasiones claras que desperdiciamos», señala. «Si hacemos un buen balonmano, podremos dar la vuelta a la eliminatoria», garantiza el cántabro.

Concentración y paciencia son otras de las características que deben fortalecer el juego de los riojanos. «Siempre es importante jugar estos partidos con corazón y luego, si se empieza a remontar, poner la razón. Si no se consigue, seguir con raza y actitud», asegura Jota González, técnico del BM Logroño. «Si algo nos ha caracterizado, salvo en dos partidos, es que nunca reservamos nada», añade.

No cometer errores ni en la faceta defensiva ni en las transiciones y circulación de balón y buscar objetivos cortos son claves. Es imposible empezar arrollando («que nadie piense que vamos a ganar por cinco goles en los cinco primeros minutos», analiza Gurutz Aginagalde), así que la escalada debe ser paulatina: lograr rentas de dos, tres, cuatro goles... y llevar la presión a los bielorrusos. «Hay que hacerles dudar», analiza Rubén Garabaya llevando la presión a la defensa. «Debemos ser agresivos y obligarles a dar un pase más. Un jugador que posee un gran lanzamiento no suele tener tanta calidad de pase o de toma de decisiones. Debemos provocar errores», prosigue.

El positivismo también es importante. Y el vestuario respira calma y buenas intenciones. Según el técnico, «en Europa, las remontadas son excepcionales pero han ocurrido». «Mi experiencia me dice que el límite para dar la vuelta a un partido en Europa está en los ocho goles. Más allá, raras veces ocurren. Así que estamos en lo límite de lo que ya sería utópico», indica Rubén Garabaya, con muchas batallas en Europa ganadas. Otro veterano, Gurutz Aginagalde, también es de la misma opinión: «Una gran remontada es de lo poco que me falta por vivir en Logroño. En eliminatorias importantes, siempre nos ha tocado la vuelta fuera. Ésta será una situación única, que no hemos vivido en el club y en la que todos debemos luchar por conseguir la remontada».

Y ahí, en esa guerra psicológica, entra en juego la afición y la presión de un Palacio entregado. Con un coste de dos euros la entrada, el recinto logroñés debe llegar al punto de ebullición en el duelo europeo. Involuntariamente, ese calor también llega a los árbitros, que en Bielorrusia pitaron con total comodidad y dieron enormes ventajas a los locales. En Logroño, la situación tiene que cambiar y que, por lo menos, haya justicia.

No hay excusas y sólo una lejana esperanza, pero que se debe alimentar con pasión. Porque Europa está en juego. «Sólo pido a la gente que venga, porque cuando nos vea luchar, se va a contagiar. Cada gol se va a pelear a vida o muerte», concluye Garabaya.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos