BALONMANO

El Logroño se mide al Bidasoa en la última prueba de la pretemporada

MARTÍN SCHMITT

Logroño. La de esta tarde en Elgoibar es la última prueba que tiene Jota González, que regresó el jueves por la noche del Europeo de Croacia, para calibrar al Ciudad de Logroño de cara al inicio de la segunda vuelta, que será el próximo viernes 2 de febrero, en el Palacio de los Deportes ante el Granollers. Los franjivino se desplazan esta tarde (19.30 horas) a la localidad de Elgoibar para medirse al Bidasoa Irún.

Un rival, el guipuzcoano, que ya venció en la primera vuelta a los de Jota González (27-25, en la jornada 5). La idea del entrenador vallisoletano es que el equipo franjivino «vaya cogiendo las sensaciones en pista y que practique distintos sistemas de ataque». «Pero la idea principal es que nos vayamos metiendo en competición», apuntó.

El preparador del equipo riojano, además de ocuparse de la táctica, tanto en ataque como en defensa, pretende dar minutos a los jugadores menos habituales. De hecho, ante el Anaitasuna, el sábado pasado, Pablo Paredes jugó prácticamente todo el encuentro.

Para este partido, Jota González no podrá contar con Ángel Fernández, con un esguince de rodilla y ausente con la selección -viajó el jueves a solicitud de la Federación Española y con el permiso del club-, ni con Juan Castro, que se encuentra en rehabilitación por la rotura fibrilar del gemelo.

El Bidasoa, explicó Jota González, es un equipo compuesto por dos buenos jugadores por puesto y que tiene «mucha verticalidad». «Va muy duro hacia adentro», aclaró el entrenador franjivino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos