BALONMANO

Kusan trastoca la pretemporada franjivina

Kusan, durante un entrenamiento junto a Sánchez-Migallón. ::
Kusan, durante un entrenamiento junto a Sánchez-Migallón. :: / Miguel Herreros

El pivote, que se rompió la nariz en un entrenamiento, deja solo a Garabaya y es duda para el inicio de la campaña

Víctor Soto
VÍCTOR SOTOLogroño

Los problemas de las plantillas ajustadas se sienten cuando aparecen los contratiempos. Hasta ayer, la pretemporada del Ciudad de Logroño trascurría con normalidad: gimnasio, entrenamiento en pista, táctica... Sin embargo, por la mañana todo se torció. En una acción fortuita, Tomislav Kusan chocaba con Ángel Montoro y el pivote salió malparado. Desde el primer momento se pudo percibir que se trataba de algo grave. El pivote se había roto los huesos propios de la nariz, una lesión dolorosa pero, sobre todo, de recuperación lenta y bastante molesta, puesto que obliga a un reposo inicial y después a tener mucho cuidado y a volver a la pista con precaución y una máscara protectora. Entre dos otorrinos lograron recolocarle los huesos fracturados y ahora toca esperar a que estos suelden apropiadamente.

Horas después del incidente, la cara del técnico, Jota González, denotaba lo importante que es la baja de un jugador nuevo y que necesita de muchas horas de entrenamiento para paliar el desconocimiento del idioma y también para absorber toda la táctica que necesita saber una posición clave como es la del pivote para permitir que el equipo funcione con fluidez. «Es un trastorno muy grave, especialmente en una plantilla corta», indicaba el entrenador vallisoletano.

Ahora, el objetivo es que Kusan pueda volver a las canchas cuanto antes pero, sobre todo, que lo haga en condiciones para evitar recaídas. «En principio, necesita reposo y dos o tres semanas para empezar a entrenar y en cuatro o cinco semanas podrá jugar», explicaba el fisioterapeuta franjivino, Xenxo Díaz.

«Es un trastorno muy grave, especialmente en una plantilla corta» JOTA GONZÁLEZ

«Después del reposo podrá entrenar con la máscara, aunque es un riesgo para él y para sus compañeros. Pero antes de las cuatro semanas no debería entrenar sin ella ni quitársela», incidía. Con el calendario en la mano, eso significa dudas de cara a la campaña que los franjivinos comenzarán con la Supercopa, el 3 de septiembre en Ciudad Real, y a la primera jornada de liga, el 9 de ese mes. «Por ahora, no se pueda confirmar que pueda estar al inicio de la temporada», confirmaba Díaz.

Con la baja de Kusan, el puesto de pivote es cosa de un solo especialista: Rubén Garabaya. El veterano asturiano se convierte así en insustituible, aunque contará con el apoyo del polivalente Miguel Sánchez-Migallón hasta que el croata pueda volver a las canchas.

Fotos

Vídeos