Un ingeniero que se considera jugador de balonmano

E.M. LOGROÑO.

Después de 23 años jugando a balonmano en la élite y con todo lo que lleva vivido, parece lógico que el futuro de Gurutz Aginagalde siga ligado a este deporte. Muchas experiencias que pueden ser de utilidad a los chicos y chicas que comienzan. O incluso por qué no probar suerte dirigiendo a un equipo como primer entrenador. «Nunca se sabe. Yo tengo la carrera de Ingeniería y alguna que otra cosilla... Yo siempre he dicho que me considero jugador de balonmano, por mucha carrera académica que pueda tener tengo más experiencia y bagaje como jugador de balonmano que como otra cosa que no he ejercido. Es un mundo que me gusta, que me apasiona», relata el portero vasco.

Sin embargo, el balonmano español no atraviesa su mejor momento económico, algo que podría limitar las expectativas del capitán franjivino: «Me gustaría continuar, pero la realidad del balonmano ahora mismo es que es complicado poder vivir de ello. Yo llevaré siempre el balonmano en mi corazón y me gustaría poder vivir de ello, pero soy consciente de que es difícil. La ilusión está ahí».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos