FIEBRE EN LAS GAUNAS

Héroes por accidente

Arpad Sterbik, durante la final del Europeo de ayer. :: efe/
Arpad Sterbik, durante la final del Europeo de ayer. :: efe

VÍCTOR SOTO

Atodos nos gustan las historias de héroes por accidente. Personas aparentemente normales (aunque la rareza o excepcionalidad siempre aliña mejor los relatos) que se encumbran cuando las casualidades se alinean.

Son narraciones habitualmente injustas pero agradables para el público, porque no implican un esfuerzo especial, sino meras casualidades. Como si algún día, el azar nos pudiera señalar con su dedo para recibir halagos, cubrir portadas o merecer parabienes.

Sin embargo, detrás de cada elegido hay miles de horas de trabajo, una dosis de talento y un enorme punto de pasión y entrega.

El último héroe por accidente de España ha sido Arpad Sterbik, el guardameta de la selección llamado de urgencia para el Europeo tras la lesión de Gonzalo Pérez de Vargas. Con su habitual pinta de gigante desgarbado y bien alimentado, parecía que Sterbik, al recibir la llamada del seleccionador español, hubiese dejado una cerveza a medio beber en la barra de un bar para acudir a casa, hacer la maleta, buscar un avión y, en solitario, alquilar un coche para llegar a la concentración en Croacia.

Porque en Sterbik, como en esa especial estirpe de los elegidos, todo resulta enigmático e inexplicable. Un cuerpo de elefante que esconde un tigre cuando llega el momento de la reacción, un manojo de reflejos que se disparan en un microsegundo y luego se desmadejan, dejando una falsa sensación de laxitud. Un 'viejo' de 38 años capaz de levantar la pierna hasta el larguero con la facilidad de una gimnasta o de un bebé.

Su nombre se asociará a esa medalla de oro continental, la primera de España, porque nos encantan las historias de héroes. Pero el mérito es de toda una selección que ha sabido sobreponerse a las desgracias (derrotas, lesiones del desafortunado Ángel Fernández o del propio Pérez de Vargas...) y al peso de la historia para alcanzar la cima del trofeo más prestigioso y difícil de lograr del balonmano mundial.

Pero héroes son todos los que han vuelto a colocar al deporte español en lo más alto. Y hoy el balonmano retornará a las portadas y se hablará de los 'Hispanos', de su ardor guerrero, de la importancia del colectivo y de los éxitos que los equipos siguen regalando al deporte patrio. Y Sterbik viajará a Vezsprem a terminarse esa cerveza que dejó abandonada hace cuatro días (cerveza que se les atragantó a franceses y a suecos) y al silencio administrativo. Y los políticos, después de sus 'tuits' y sus recepciones oficiales, volverán a lo suyo, que debería ser lo de todos, y el balonmano retornará en menos de una semana al subsuelo de la información deportiva. Y el BM Logroño continuará sin tener patrocinador y cada vez menos aspiraciones. Y no pasará nada porque el azar, un día, nos señalará con su dedo y nosotros seremos, sin ningún esfuerzo, los verdaderos héroes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos