DESPEDIDA DE JOTA GONZÁLEZ

«Esto es un hasta luego»

Es él, Jota González, rodeado por su cuerpo técnico, amigos, jugadores y exjugadores. :: Juan Marín/
Es él, Jota González, rodeado por su cuerpo técnico, amigos, jugadores y exjugadores. :: Juan Marín

Jota González se despidió del Ciudad de Logroño con gestos de agradecimiento hacia el club, la afición y los jugadores | Tras once años en el banquillo franjivino, el técnico pone rumbo al Paris Saint Germain junto a su amigo Raúl González

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Logroño. El adiós a un ciclo. Ayer, oficialmente el hombre que ha hecho grande al Ciudad de Logroño, se despidió de la que ha sido su casa durante los últimos once años. Jesús Javier González, 'Jota', explicó en rueda de prensa que este adiós es un «hasta luego», ya que Logroño es su casa y seguirá viniendo a la capital riojana de vacaciones. «Es un cambio de ciclo», apuntó el hasta ayer entrenador franjivino.

En su comparecencia el técnico hizo un repaso a sus once años en el club riojano, en el que no faltaron agradecimientos. Recordó que empezó en el mundo del balonmano como un hobby, con las inferiores del Valladolid y bajo la sombra de Juan Carlos Pastor, «al que siempre tendré que agradecer por darme esa oportunidad».

También tuvo palabras de gratitud para la directiva -Segundo Viguera, Ángel Rituerto, Ángel Oregui o Jaime González- que le trajo a Logroño hace más de una década y que le defendió a capa y espada, sobre todo en esa primera temporada en la que el Ciudad de Logroño luchó por la permanencia. «Fue una apuesta de riesgo por un chaval totalmente desconocido y quiero dar gracias a esa gente por la paciencia y confianza que tuvieron».

Jota González personificó la gratitud a los jugadores en Gurutz, Garabaya, Arrieta y Amargant LAS FRASES Jota González Exentrenador del BM Logroño Su llegada a Logroño «No me sentía valorado y la directiva tuvo confianza en mi trabajo, algo que agradezco» Sobre Ángel Rituerto «No ha sido sólo un presidente; ha sido parte de mi segunda familia» Sobre la afición «En el recuerdo tendré el aprecio de la gente por encima de lo que he hecho en Logroño» Logros deportivos «Me voy con la pena de no haber conseguido ningún título después de todo lo progresado» Sobre Miguel Ángel Velasco «Lo va a hacer muy bien, es el gran futuro del club y traerá un aire nuevo y diferente»

Con respecto a esos primeros pasos como entrenador, Jota González reconoció que fue una etapa muy dura y que fueron bastantes los momentos en que pensó en regresar a Pucela. «No me sentía querido ni valorado. Ellos tuvieron la confianza ciega de que estaba haciendo bien mi trabajo. Nunca se criticaron mis decisiones». Especialmente estrecha ha sido la relación con Ángel Rituerto y su familia. «No ha sido solo un presidente. Ha sido mucho más que eso. Ha sido mi segunda familia», recordó.

De estos once años, el técnico hizo un balance positivo aunque sufrió mucho por su nivel de exigencia y su forma de ser. «Pero no me puedo quejar de mi profesión. No valdría para otra cosa, ni siquiera para ser jugador», apuntó e hizo extensivo el agradecimiento a su cuerpo técnico y a la gente que ha compartido banquillo junto a él. Entre ellos, Miguel Ángel Velasco, a quien conoce desde hace 18 años y al que considera «un grandísimo amigo», Pedro Terrero y Xenxo Díaz, y el delegado del equipo, José Quemada, «mi fiel escudero».

El técnico vallisoletano recordó también a los entrenadores de la base y a los jugadores. Hizo hincapié en el apoyo de la afición riojana, sobre todo el sábado pasado. «Siempre tuve la sensación de ser muy poco valorado dentro del pabellón y bastante valorado fuera de él», explicó. «Sin embargo, el sábado la gente me ovacionó y eso es importante. Porque en el recuerdo tendré el aprecio de la gente por encima de lo que hayas hecho», dijo. Se acordó de la Peña Maiden, que «formaron una pequeña familia y estaban siempre apoyándonos». También agradeció a la Peña Orgullo Franjivino, que tuvo «un gran detalle» en su despedida.

«Mis éxitos deportivos son de los jugadores y la directiva», prosiguió el preparador que hizo una mención especial para Gurutz Aginagalde, capitán del equipo desde que coincidieron hace once años y con quien ha estado «más distante últimamente». Recordó que pasaron juntos años «durísimos» en los que había que hacer «muchas cosas» en el vestuario. «Él me ayudaba mucho y decidí no meterle más en esos líos porque era muy complicado. Pero le quiero agradecer ese apoyo».

También agradeció a Garabaya, «que no quería ser referente pero con el paso del tiempo dio un paso adelante». Rememoró que otros dos jugadores que se retiraron en Logroño le ayudaron: Unai Arrieta y Marc Amargant, «que me aportaron mucho». Por último, pidió perdón a los jugadores «porque soy muy duro e exigente». «Espero que se queden con lo mejor», sentenció.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos