España pone a prueba su condición de aspirante ante la potente Hungría

EFE VARAZDIN.

La selección española de balonmano pone a prueba hoy (18.15, Teledeporte) su condición de aspirante ante la durísima Hungría, en un encuentro que afronta con la baja del extremo Ángel Fernández. Una circunstancia que ha obligado al seleccionador, Jordi Ribera, a convocar con urgencia al jugador del Barcelona Aitor Ariño, que llegó ayer a Croacia.

El partido pondrá en escena dos maneras absolutamente distintas de concebir el balonmano, ya que si el conjunto español basa su estilo en la variedad de su juego colectivo y en la riqueza táctica de sus jugadores, el equipo magiar apelará a la fortaleza física y a la capacidad de lanzamiento exterior.

«La selección húngara cuenta con una defensa muy rocosa. Plantea un 6-0 muy cerrado, aunque con bastantes salidas con choque para cortar el ritmo de los rivales, por lo que si queremos superarla tendremos que hacer un muy buen trabajo de balón», aseguró el preparador español. Este hecho dotará de especial relevancia al trabajo de la primera línea, en particular de los centrales Raúl Entrerríos y Dani Sarmiento, que deberán dar mayor fluidez posible al juego ofensivo español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos