EUROPEO

España busca despejar su camino

Ferrán Solé y Raúl Entrerríos celebran un tanto español ante Hungría. :: /REUTERS
Ferrán Solé y Raúl Entrerríos celebran un tanto español ante Hungría. :: / REUTERS

Un triunfo de los de Ribera ante la temible Dinamarca allanaría la ruta a se mifinales

EFEVARAZDIN (CROACIA).

La selección española de balonmano tratará de allanar esta noche (20.30) su camino hacia las semifinales del Europeo con un triunfo sobre Dinamarca, en un encuentro que afrontará con las dudas de los pivotes Julen Aginagalde y Gedeón Guardiola. Pese a que ambos jugadores son optimistas, el seleccionador Jordi Ribera no sabrá hasta el último momento si podrá contar con el vasco, aquejado de una lumbalgia aguda, y Guardiola, que sufrió un esguince en el tobillo frente a Hungría.

España, sin embargo, sumó un triunfo que le permitiría acceder, si logra vencer a los daneses en el Varazdin Arena, a la segunda ronda con un total de cuatro puntos, los máximos posibles. «Sabemos que ya tenemos asegurados dos puntos, pero eso no debe generar ningún tipo de conformismo, sino todo lo contrario, más confianza y más ambición. No hay que desaprovechar ninguna oportunidad y debemos afrontar el partido sabiendo que podemos sacar dos puntos que serían importantísimo para nuestros objetivos», señaló Ribera.

Mucho más apurada llega Dinamarca, vigente campeona olímpica, al encuentro tras su inesperada derrota (28-27) ante la República Checa. Si ante Hungría los nórdicos exhibieron, pese a la expulsión de su máxima estrella, el lateral Mikkel Hansen, todo el potencial y recursos que les convierten en unos de los máximos favoritos al oro, ante la República Checa, los daneses mostraron su cara más indolente. Una peligrosa dinámica a la que ha contribuido notablemente un Hansen que parece excesivamente nervioso.

El lateral, que este año ha perdido protagonismo en su club, el Paris Saint Germain, esta alternado en Croacia momentos de juego superlativo con otros de absoluto desquicio, como la infantil exclusión que propició la remontada y posterior victoria del equipo checo. Esa falta de equilibrio contrasta con la solidez del central Rasmus Lauge, un jugador que ya fue decisivo en el título continental que los daneses lograron en Serbia en 2012, y que se ha convertido en este Europeo en el eje del juego danés, gracias a sus goles y, sobre todo, a su magnífica labor en la dirección de juego.

«Dinamarca va mas allá de un sólo jugador. Es un equipo que tiene buena portería, buenos extremos, un equipo con mucha facilidad de lanzamiento, que sale muy rápido al contraataque y que en defensa es muy fuerte, por lo que habrá que trabajar al máximo si queremos ganar», explicó el preparador español.

La selección tratará de contrarrestar esas armas con su rico juego colectivo y, sobre todo, con el oficio que ya demostró en los minutos finales del duelo con Hungría, en un choque que en el caso de victoria allanaría notablemente el camino hacia la lucha por las medallas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos