EUROPEO DE CROACIA

España apabulla a Macedonia

Gonzalo Pérez de Vargas, pletórico, celebra un gol con su compañero Viran Morros. :: /REUTERS
Gonzalo Pérez de Vargas, pletórico, celebra un gol con su compañero Viran Morros. :: / REUTERS

Los Hispanos ofrecieron su mejor versión, con un Pérez de Vargas espectacular

M. A. PINDADO

Repaso auténtico de la España de Jordi Ribera a la Macedonia de Raúl González. Si los balcánicos habían sorprendido en la primera fase, se encontraron en este primer partido de la segunda con una España a la que le salió todo. Jordi Ribera le salió respondón al gran Raúl González y le ganó la partida sobre la pizarra. Cierto es que la calidad de los jugadores españoles es superior, pero también su visión táctica sobre la cancha. Con una defensa impecable y una portería sencillamente portentosa (más del 52% de acierto), los Hispanos juguetearon con Macedonia prácticamente desde el primer minuto, maniataron a los hombres clave y por fin pudieron correr el contragolpe. Además, la lesión de Kyril Lazarov dejó a Macedonia a merced de unos Hispanos deseosos de presentar sus credenciales a las medallas en este Europeo.

20 MACEDONIA

Ristovski (6 paradas), Manaskov (4, 3 de penalti), Stoilov (4), Kiryl Lazarov (1), Taleski (3), Mirkulovski y Popovski (2), Velkovski (2), Pribak (1), Kuzmanovski (2), Georgievski (1), Markovski, Jonovski yMitrievski (9 paradas)

31 ESPAÑA

Pérez de Vargas (19 paradas), Valero Rivera (1 de penalti), Entrerríos (1), Alex Dujsebaev (2), Sarmiento (2), Aguinagalde (1), Cañellas (1), Ariño (2), Guardiola (3), Ferrán Solé (5, 1 de penalti), Balaguer (1), Figueras (5), Virán Morros y Dani Dujsebaev.

parciales
0-3, 1-6, 3-7, 5-10, 5-11, 6-15 (descanso), 8-17, 10-20, 13-22, 14-25, 17-29 y 20-31 (final).

España comenzó el encuentro muy serio en defensa. Había ensayado hasta la saciedad el modo de defender el ataque con siete hombres de Macedonia y le salió a la perfección. Con una vigilancia especial sobre el pivote Stoilov y muy pendientes de las líneas de pase y ayudas, el conjunto de Jordi Ribera se mostró como un coloso ante los tímidos intentos macedonios de acercarse al portal de Pérez de Vargas. Y para colmo el guardameta toledano mostró su mejor versión en esta primera mitad con nada menos que nueve paradas de mérito.

Con 1-5, a Raúl González no le quedó más remedio que poner freno a la sangría con un tiempo muerto para intentar cerrar su defensa. Para su desgracia, Lazarov ya no volvió a salir por problemas en un muslo, lo que dejó al ataque macedonio huérfano de su cerebro y ejecutor.

Macedonia se disolvió por momentos y España dispuso de varias oportunidades para machacar a su rival al contragolpe, pero Ristovski y los postes lo impidieron. Poco a poco, desde el punto de penalti y con un inmenso Stoilov, Macedonia llegó a reducir diferencias por momentos (3-7, min. 15), pero fue solo un espejismo. Una vuelta más de tuerca de la defensa española, con un Gurbindo excelso y un Pérez de Vargas proverbial bajo los palos, permitió a España recuperar balones y correr al contragolpe, esta vez con mayor eficacia.

Tras el descanso, Raúl González fue consciente de que ya no había nada que hacer. Ya no hubo más probaturas ni novedades sobre la cancha. Se limitó a colocar a hombres menos habituales, dejando en el banquillo a Stoilov, Ristovski y Talevski, pensando en próximos compromisos. Los de Ribera se permitieron el lujo de jugar a placer, de fallar contragolpes cantados sin dejar de ofrecer un recital defensivo para dejar a Macedonia en tan solo 20 goles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos