Duelo directo en territorio maldito

Lazar Kukic lanza a portería en el entrenamiento de ayer por la mañana. :: Sonia Tercero/
Lazar Kukic lanza a portería en el entrenamiento de ayer por la mañana. :: Sonia Tercero

El Logroño se mide al siempre difícil Cuenca en un combate cuerpo a cuerpo por los puestos europeos | Los riojanos, que recuperan a todos sus efectivos, solo han ganado dos veces en nueve visitas a El Sargal

Martín Schmitt
MARTÍN SCHMITTLogroño

Decisivo. El Ciudad de Logroño jugará una final esta tarde en Cuenca. Aunque para llegar al desenlace de la Liga Asobal todavía resten tres meses, el de hoy es un duelo cuerpo a cuerpo contra un rival directo por las plazas europeas de la temporada que viene. Ambos oponentes suman los mismos puntos (21) aunque el Ciudad Encantada, de momento, está un paso por delante merced a su triunfo en Logroño en la primera vuelta (29-33). Un encuentro que significó la continuación de un mal momento que se había iniciado unos días antes en Cangas de Morrazo.

Esa etapa ya quedó en la historia, en un (mal) recuerdo. El Ciudad de Logroño es otro equipo ahora, mucho más trabajado, más valiente, más hecho, que juega un buen balonmano, que se entiende... Y que gana, que es lo que acaba siendo lo más importante. Porque los riojanos, de los últimos diez encuentros disputados han ganado ocho, han empatado uno y caído en otro, el de la última jornada de la primera vuelta en Benidorm (24-22).

Pero el de hoy, el Liberbank Ciudad Encantada, es un rival que siempre le ha complicado las cosas a los de Jota González. De nueve visitas, los franjivino solo han cantado triunfo en dos ocasiones. El Sargal es para los riojanos un campo maldito. Se trata de un pabellón pequeño, muy ruidoso con una afición que no para de apoyar a los suyos durante los sesenta minutos de juego. En este sentido, Jota González recordó que el Ciudad Encantada siempre se le da mal a los riojanos. «No sabes si es un tema psicológico, pero es un equipo que va muy duro. A nosotros nos van mejor los rivales que tiran más desde atrás», indicó el preparador técnico. El no caer en la presión del pabellón, va, según el míster, en la madurez de cada jugador.

«Estos puntos siempre valen más», exclamó Jota González poco antes de marcharse a Cuenca. «La diferencia contra un rival directo es que si tú ganas, él no lo hace. Aquí siempre se abren brechas», añadió el míster.

El Ciudad Encantada al que se mide esta tarde (17.00 horas) el conjunto franjivino tiene bien marcado el ADN Cuenca. Es decir, un equipo «muy agresivo, muy duro en defensa, que con el público y la presión se vienen arriba en cada acción y se dejan el alma en cada jugada».

Los conquenses tendrán la baja de Xavi Castro. El central se lesionó en el último encuentro ante el Benidorm y ayer se le diagnosticó la peor de las noticias: la rotura del ligamento cruzado de la rodilla derecha, por lo que el canterano del Barcelona se despide de la temporada.

Todo lo contrario que el Ciudad de Logroño, que llega a El Sargal con todos sus efectivos a disposición de Jota González, incluidos Miguel Sánchez-Migallón y Rubén Garabaya, que se pudo entrenar recién el jueves debido a una gripe.

A juicio del entrenador vallisoletano, la clave del encuentro será, una vez más, la defensa, «que es lo que hemos mejorado y lo que nos está dando un rendimiento».

El encuentro ha sido declarado por el club conquense como 'Día de ayuda al club', por lo que los abonados deberán pagar la entrada. Para el entrenador del Cuenca, Lidio Jiménez, el Logroño es un equipo que «ahora son muy competitivos y necesitaremos hacer un gran partido para tener opciones de victoria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos