Balonmano

El Logroño sigue creciendo

El Logroño sigue creciendo
Juan Marín

Los franjivinos se han vuelto a imponer a un rival directo por las plazas europeas con un Kupra estelar

LA RIOJA

El Logroño La Rioja ha sumado un claro triunfo, que pudo ser mayor, por 34-28 ante el Anaitasuna, con el que deja clara su candidatura para jugar en Europa la temporada próxima.

El equipo riojano realizó un partido muy completo, sobre todo en defensa, y se apoyó en la actuación de Jacub Kupra; aunque enfrente tenía al que puede que le sustituya en la portería de Logroño, Sergey Hernández, el checo realizó su mejor encuentro, con paradas de todo tipo, quince en total, que minaron la moral del Anaitasuna.

34 Logroño La Rioja (17+17)

Kupra (p), Sánchez Migallón (2p), Javier Muñoz (7,1p), Kukic (4), Del Arco (1), Ángel Fernández (7), Garciandia (5), Aguinagalde (p), Kusan (6), Castro, Paredes (1), Montoro (1) y Cadarso.

28 Helvetia Anaitasuna (16+12)

Sergey Hernández (p), Etxeberría (6), Dias Mota (1), Miguel Goñi, Ander Ugarte (3), Oswaldo dos Santos (4), Raúl Nantes (9,2p), Nordlander (p), Antonio Bazán (2), Ceretta (1), Mikel Aguirrezabalaga, Elustondo (2), Adarraga y Chocarro.

Parciales
4-4, 6-6, 9-9, 12-10, 15-13, 17-16 (descanso), 19-16, 22-19, 27-21, 28-23, 30-26 y 34-28 (final).
Árbitros
Monjo y Martín. Excluyeron a los visitantes Bazán, Dias Mota, Ugarte y Ceretta (2 veces).
Incidencias
Unos mil quinientos espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja.

Directo

El Barça logra su octava liga consecutiva

El triunfo logrado esta noche por el Barcelona Lassa en la pista del Liberbank Ciudad Encantada (27-30) le valió al equipo azulgrana para lograr matemáticamente, a falta de seis jornadas para el final de la competición, su octava Liga ASOBAL consecutiva. Con esta victoria suma ya una ventaja inalcanzable, doce puntos, y el 'average' favorable sobre el Ademar León, segundo clasificado, y único rival que podía optar también al título.

Es la décimo séptima Liga ASOBAL y el vigésimo quinto en toda la historia de la competición nacional para los azulgranas. Este último llega tras sumar 23 victorias y ceder un empate -en la pista del Guadalajara (26-26)- en estas primeras 24 jornadas.

El de este miércoles ha sido el encuentro liguero número 143 (142 victorias y 1 empate) consecutivo sin conocer la derrota. La último que sufrió el Barça fue en la pista del Naturhouse La Rioja (33-31), el 18 de mayo de 2013. En total, lleva 1.775 días invicto. El total de encuentros consecutivos sin perder del equipo barcelonista en las competiciones nacionales ascienda ya a 181: 143 en la Liga ASOBAL, 15 en la Copa del Rey, 10 en la Copa ASOBAL, 5 en la Supercopa ASOBAL y 8 en la Supercopa de Cataluña.

Hasta hoy, para sumar estos ocho títulos de Liga consecutivos, los azulgranas han disputado 232 encuentros, con 228 victorias, un empate y solo tres derrotas, en una racha que se inició en la primera jornada de la temporada 2010-2011, el 11 de septiembre de 2010 con el triunfo en el Palau Blaugrana frente al Torrevieja (34-25). Desde entonces han transcurrido siete años, seis meses y diecisiete días, con solo tres encuentros perdidos y uno empatado.

Ahora, el equipo de Xavi Pascual, después de lograr esta temporada los títulos del Mundial de Clubes en Catar, la Supercopa de España y la Copa ASOBAL, se centrará en los dos títulos que aún le restan: la Copa del Rey y la Liga de Campeones.

El internacional checo protagonizó el partido desde el inicio, en el que Logroño y Anaitasuna "regalaron" un juego sin concesiones, de constante ataque y pelea, en el que ninguno de los dos logró romper el partido.

Los dos saltaron al campo con un ritmo trepidante, empeñados en correr y en ser precisos en ataque y con menos decisión en su propia defensa, como si los dos creyeran que ganar hoy solo dependía de la precisión en el lanzamiento.

Al que mejor le fue esa táctica fue el Logroño, porque contó con un Kupra inspiradísimo en la portería (por momentos superó el 50 por ciento de acierto) y porque también mejoró en defensa mediado el primer tiempo.

Así, los locales consiguieron romper el equilibrio y tener ventajas de hasta cuatro goles (15-11, m.23).

Pero entonces el Anaitasuna comprendió que debía ser más duro atrás y cambió su patrón de juego; mantuvo, eso sí, al brasileño Raúl Nantes como principal referente en ataque (6 goles al descanso) y su contundencia le permitió no solo que el partido no se le fuera, sino que llegó al descanso totalmente metido en él (17-16).

El conjunto riojano aprovechó la reanudación para tratar de romper el partido de nuevo, esta vez con más decisión.

Kupra, con sus paradas, volvió a ser protagonista y dio opciones de contraataque a sus compañeros, que colocaron el 21-17 (incluso pudieron marcar al menos dos más) en siete minutos de juego del segundo tiempo.

El Anaitasuna pareció "noqueado" varios minutos, sobre todo por su incapacidad en el juego estático ante la defensa local; algo que le llevó a quedar muy atrás, casi sentenciado, antes de llegar al último cuarto de hora (27-21).

Pero el equipo navarro se resistió al desenlace que parecía definido y, como había hecho en el primer tiempo, ajustó su defensa para creer en la remontada; así, a menos de ocho minutos del final logró establecer el 28-25 que le devolvía al partido.

Pero solo fue un espejismo; Kupra volvió a realizar dos paradas -una de ellas en un penalti- y mató por completo el partido, en el que Anaitasuna ya no tuvo opciones de reaccionar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos