Logroño no frena

Los franjivino arrollan al Puerto Sagunto y siguen en su lucha hacia Europa

EFELogroño

El Logroño La Rioja ha sumado un claro triunfo ante el Puerto Sagunto, por 36-25, en un choque en el que los valencianos no han planteado ninguna dificultad a los locales, que, incluso, pudieron haber agrandado más el resultado final.

Tras la victoria del Granoller sobre el Barcelona, el Logroño no podía permitirse un tropiezo para seguir aspirando a la tercera plaza, algo en lo que no depende de sí mismo.

Por eso evitó desde el inicio cualquier relajación y puso pronto contra las cuerdas a los saguntinos, que se entregaron.

36 Logroño La Rioja

Aguinagalde (p), Kusan (3), Javier Muñoz (1p), Kukic (3), Del Arco (5), Ángel Fernández (7), Garciandia (5), Romeo (p), Sánchez Migallón (2), Castro (4), Chiuffa (3,2p), Garabaya (1) y Cadarso (2)

25 Puerto Sagundo

Bruixola (p), Zmavc, Pérez de Inestrosa (4), Moriñigo, Querin (1), Spikac (9), Foigues, Chueca (p), Jose Manuel García, Sifre (1), Rodríguez (4), Alegre, Boisedu (5,1p) y Oscar García (1)

Parciales
2-1, 6-4, 10-7, 14-8, 16-10, 19-12 (descanso) 22-13, 23-15, 24-17, 27-21, 32-23 y 36-25 (final)
Árbitros
Escoda y Sánchez. Excluyeron por dos minutos a los visitantes José Manuel García y Alegre
Incidencias
Alrededor de mil quinientos espectadores en el Palacio de los Deportes de La Rioja. En el inicio del partido, el Club Balonmano Logroño entregó una placa de reconocimiento al portero Gurutz Aguinagalde, que la semana pasada cumplió 600 partidos en la Liga Asobal

Ni siquiera los problemas físicos de varios jugadores locales, a los que hoy se unió Kukic, equilibraron el partido, que terminó con varios jugadores de cantera del Logroño en pista.

En el primer tiempo solo Spijak aportó algo de ambición para el colista, pero estuvo muy solo, dada la desmoralización de sus compañeros, sobre todo cuando pasado el cuarto de hora se vieron ya cinco goles por detrás.

El Logroño trató de evitar más problemas físicos, y desde muy pronto distribuyó minutos entre sus jugadores, algo que hizo que todos mantuvieran un ritmo alto, con el que llegaron al descanso ya claramente destacados (19-12).

El segundo tiempo fue, por ello, solo una sucesión de minutos, a la espera del final, entre un equipo que aceptaba la derrota y otro que quería terminar cuanto antes.

Los cambios de posición y la entrada de los jóvenes Romeo y Cadarso en el Logroño fueron lo único destacado hasta el final del encuentro, que llegó con once tantos de ventaja para los locales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos