Balonmano

Contigo empezó todo

Jota González charla con el equipo poco antes de la sesión de entrenamiento en el Madrid Arena. :: E.Madorrán/
Jota González charla con el equipo poco antes de la sesión de entrenamiento en el Madrid Arena. :: E.Madorrán

El Logroño se mide hoy en cuartos de final de la Copa al Anaitasuna, equipo con el que inició su resurrección | Los riojanos, con la única duda de Garabaya, pelean por un puesto en la semifinal de mañana contra el ganador del Ademar-Guadalajara

Eloy Madorrán
ELOY MADORRÁNMadrid (enviado especial).

El futbolista del Barcelona Gerard Piqué hizo famosa la frase: «Gracias a Kevin Roldán, contigo empezó todo». Seguro que lo recuerdan. Pues bien, hoy el Ciudad de Logroño podría exclamar algo parecido: «Gracias Anaitasuna, contigo empezó todo». La victoria de los franjivino en Pamplona, en la primera vuelta cuando eran penúltimos en la clasificación, supuso el punto de inflexión que cambió la dinámica del equipo que entrena Jota González. Entonces se hizo la luz, se pasó del blanco y negro al color, de la tristeza a las sonrisas. Y lo más importante, de las derrotas a las victorias.

Riojanos y navarros se enfrentan hoy (12.30 horas) en el partido que abre los cuartos de final de la Copa del Rey que se celebra hasta el domingo en el Madrid Arena de la capital española. Con capacidad para 8.200 espectadores, la Federación Madrileña ha depositado muchas ilusiones en esta competición, que tratará de avivar la llama del balonmano, tan débil en la capital.

Es un partido entre dos equipos que se conocen muy bien, demasiado bien. No es posible que uno sorprenda a otro. Viejos conocidos que tratarán de plantarse en semifinales y enfrentarse al ganador de la eliminatoria entre Ademar y Guadalajara. De momento, en los dos enfrentamientos ligueros de esta temporada el Ciudad de Logroño se ha llevado la victoria. Pero los torneos del KO tienen el encanto de romper pronósticos y que los sueños de los más débiles, en ocasiones, se conviertan en realidad. «Somos dos equipos que nos conocemos mucho, pero llegamos con ilusión», reconocía ayer el técnico navarro Juanto Apezetxea. «Creo que la suerte del partido dependerá un poco de las defensas. Somos dos equipos que tenemos gol y las defensas definirán qué ocurre al final», argumentó por su parte Jota González.

«Somos dos equipos que tenemos gol, las defensas decidirán el partido», afirma Jota González

Lo cierto es que riojanos y navarros llegan con dinámicas distintas a la cita matinal de hoy. Mientras en el equipo franjivino la segunda vuelta está siendo casi perfecta (una derrota contra el Barcelona y un empate ante Bidasoa), en el Anaitasuna bajan algo revueltas las aguas. Ya se ha hecho oficial que Juanto Apezetxea no continuará la próxima campaña. Ha sido un cruce de declaraciones entre directiva y técnico que han enturbiado algo el ambiente. En lo deportivo, el equipo navarro pelea por clasificarse para Europa. De momento es quinto a tres puntos de Logroño y a uno de Granollers (con un partido menos).

El premio para el ganador de la Copa del Rey es una plaza en la Copa EHF de la próxima campaña. Un buen estímulo para los equipos modestos, que pueden colarse en competiciones internacionales por esta vía. Si no es así, cabe la opción de que el ganador sea uno de los equipos que finalice la Liga Asobal entre los cuatro primeros, lo que significaría que el quinto clasificado también tendrá plaza europea.

Tocados pero no hundidos

En el plano deportivo, el Ciudad de Logroño llega con Garabaya arrastrando unos problemas en la pierna derecha, al igual que Del Arco con su rodilla. Ambos estarán hoy en la cancha y durante el juego se calibrará su estado. El problema para ellos es que si el equipo pasa de ronda, será complicado contar con ellos para el sábado. Pero eso ya llegará.

La que comienza hoy es la última Copa del Rey de Jota González (además de la de Garabaya y Ángel Fernández) con el equipo que ha dirigido en los últimos once años. A pesar de ello, el técnico se siente extrañamente ajeno a ese tipo de detalles: «Estoy sorprendido porque en este final de temporada no le doy vueltas ni tengo la sensación de que me vaya a ir. Es una Copa más, con la ilusión de un título que nos gustaría ganar. Durante once años hemos estado siendo segundos en muchas cosas y nos gustaría que algún año cambiaran las cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos