El balonmano tiene preferencia

Jota González explica una acción durante un entrenamiento. :: juan marín/
Jota González explica una acción durante un entrenamiento. :: juan marín

La gran cantidad de nuevos jugadores obliga a Jota a sacrificar el físico por la táctica

ELOY MADORRÁNLOGROÑO.

Segunda semana de pretemporada para el Ciudad de Logroño. Año nuevo, plantilla distinta, objetivos por definir, reinvención. Jota González, metódico en su trabajo, ha introducido alguna novedad respecto a temporadas anteriores. «Como tengo muchos jugadores nuevos estamos haciendo algo más de balonmano desde el principio», explica el técnico.

0

0

La semana pasada se reunió la nueva plantilla y comenzó el trabajo. «La primera semana se fijan los conceptos básicos de ataque y sobre todo el ataque contra 6-0», comenta el responsable del equipo. En esta segunda semana, todavía sin partidos amistosos, se cambia el objetivo: «Ahora lo que toca en los próximos días es afianzar el ataque contra 6-0 y se introduce el ataque contra 5-1 y al final de la semana comenzaremos un poco con el tema defensivo».

Estas primeras sesiones de trabajo después del verano, es complicado repartir la carga física y la de balonmano sin que resientan los cuerpos de los jugadores. «Por la mañanas, algunas son todo físico y otras que son físico más balonmano. Y por las tardes, siempre hacemos balonmano», relata el entrenador pucelano. La pasada campaña, el equipo alternaba por las tarde el gimnasio y la pista. «Pero este año tengo mucha gente nueva y necesito que se enteren del balonmano. Es uno de los cambios fundamentales que hemos hecho», confirma Jota.

De momento no ha habido que lamentar los clásicos problemas físicos de inicio de pretemporada. Ángel Montoro se está incorporando al trabajo junto al resto de sus compañeros una vez superados los problemas que tenía en una muela. Además, el joven pivote Kusan se hizo daño en el hombro pero puede entrenar sin problemas.

En relación al puesto de pivote, Jota González quiso poner en valor el generoso trabajo de Rubén Garabaya con el joven croata. «El problema del idioma para mí es terrible y el que está haciendo una labor de diez es Garabaya. Está pendiente de él todo el rato, explicándole lo que tiene que hacer. Si no fuera por la comunicación que tiene con Rubén no podríamos sacarle rendimiento a Kusan», afirma Jota González, que hoy seguirá impartiendo sus enseñanzas en el Palacio, aunque en este martes toca doble sesión.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos